Señores del Cielo y de la Tierra

 

30/12/2014

LOS ENCUENTROS ENTRE LA ROMA IMPERIAL Y LA DINASTÍA HAN DEL ESTE

Escrito a las 07:41

Comentarios: 0

Envia al MARQ Media
LOS ENCUENTROS ENTRE LA ROMA IMPERIAL Y LA DINASTÍA HAN DEL ESTE

Según el Han Hanshu, antigua fuente china, los esfuerzos de Roma por enviar embajadas a China eran evitados por los partos, pues ellos querían ser los que comerciaran con la la seda china. Sin embargo, ambos conocieron de su existencia y buscaron el contacto.

La batalla de Carrhae (año 53 a.C., cerca de la actual Harran, Turquía), uno de los mayores desastres militares de la historia romana, pudo ser el origen de los encuentros entre China y Roma.

A mediados del s. I a.C., la República, exhausta tras constantes guerras externas e internas, asiste a una concentración del poder en manos de destacados generales que compiten entre sí por la supremacía. Durante el primer triunvirato Marco Licinio Craso, emulando las campañas de Pompeyo en Oriente y César en las Galias, inicia una temeraria campaña contra Partia que cerró el paso de Roma al Oriente. De los 40.000 combatientes que lo acompañaban, la mitad pereció, una cuarta parte fue capturada y el resto huyó al desierto. Roma descubrió la brillante seda roja en los estandartes partos. Quizás soldados romanos cautivos en Carrhae, la Legión perdida que, según Plinio, fuera destinados, tras la batalla, a custodiar la frontera oriental del Imperio Parto, fuesen aquellos que un ejército expedicionario Han capturó. Según relatan las fuentes chinas, el año 38 a.C, al oeste del Tarim, “soldados a pie, perfectamente alineados como escamas de pescado” (quizás infantería romana) fueron trasladados a las tierras del Gobi, fundando la ciudad de Li Jien para defender las fronteras chinas. Pero esto aún es leyenda…

El fin del segundo triunvirato y el nacimiento del Imperio está marcado por la victoria de Augusto en Egipto, donde Marco Antonio intentó hacerse fuerte junto a Cleopatra, en el año 30 a.C. Egipto y la alianza con los Nabateos de Petra, permitieron a Roma el control del tráfico marítimo desde los puertos del Mar Rojo al Océano Índico, una navegación comercial de carácter privado, favorecida por el establecimiento de una infraestructura portuaria de carácter estatal, que se desarrolla mediante un complejo sistema de escalas regionales. En época de Claudio (41-54), ya se había establecido una red portuaria estable en la costa occidental de la India y se intensificó el tráfico comercial hacia el Ganges. Taprobane (Sri Lanka), un punto neurálgico en la navegación hacia este río y el sudeste asiático, envía sendas embajadas a Roma y a China. En estos momentos, un anónimo comerciante romano, escribe el Periplo del Mar Eritreo, donde da cumplida cuenta de todo este sistema de escalas y refiere que tierra adentro, más allá del Ganges, estaba “Thina”, una tierra difícil de alcanzar, que producía seda para su exportación a través de los territorios de Tarim. Pero Roma no parecía interesada en alcanzarla y se contentaba con sus adquisiciones en los mercados indios.

Con la llegada de los Flavios al poder, tras la caída de los Julio-Claudios, el Imperio se recupera. Vespasiano invita a sus celebraciones en Alejandría a embajadores bactrianos e indios, que también llegan a China. Con ellos se expande el Budismo, cuyas manifestaciones llegarán a ambos imperios. Según Plinio, Roma gasta en la India, Sérica y Arabia más de lo que ingresa por las provincias de la Galia y Palestina.

La fama de Roma, Da Qin “gran China”, debió llegar a la corte de Hedi de Han, que había reconquistado los territorios del oeste. El año 97, el general Ban Chao envió a Gan Ying en secreto, a través de Persia, para contactar con el emperador de Roma. Llegado al Golfo Pérsico, pretendiendo alcanzar Roma por mar, fue disuadido por marinos locales que lo avisaron de un largo y peligroso viaje.

En esos tiempos, según cuenta Ptolomeo (139), un comerciante macedonio llamado Maes envió a sus agentes al interior de la China Han desde un lugar llamado “Torre de Piedra”, posiblemente en el la Cuenca del Tarim. Fuentes chinas refieren que en torno al 100, Ban Chao envió una selección de extranjeros a la corte Han en Luoyang, que incluía una extraña gente del lejano oeste encontrada en la cuenca del Tarim que decían provenir de “Meng ch'i Tu le" (¿Macedonia?¿ los agentes de Maes?)

Cuando Trajano (98-117) llegó al poder, expandió el Imperio hasta su máxima extensión, reabrió el canal del Nilo al Mar Rojo y conquistó Partia hasta el Golfo Pérsico en 116, sin embargo, los sucesores de Trajano abandonaron las conquistas en Mesopotamia para consolidar su poder en Roma. Poco después, Andi de Han, que ya había abandonado los territorios del Tarim unos años antes, recibió una embajada del rey de los Shan (Sudeste asiático) que incluía en el cortejo magos, malabaristas y músicos de Da Qin (Roma) en torno al 120. Según Ptolomeo, los romanos en el s. II no habían llegado más allá de Malasia, aunque quizás un barco consiguiera llegar al Mar de China o unos mercaderes llegaran allí en barcos indios.

Cuando en 166, una legación mercantil romana acceda a las costas vietnamitas y logre ser conducida ante la corte Han, Marco Aurelio y Lucio Vero preparaban la guerra con Persia, que había ocupado Armenia y Mesopotamia y amenazaba Siria. Quizás ambos acontecimientos estén relacionados y los mercaderes fuesen realmente embajadores de Antun (voz china para designar a Marco Aurelio Antonino). Sin embargo, según las crónicas chinas, siendo la primera vez que había comunicación entre ambos imperios, el emperador Huandi de Han no consideró los presentes que le ofrecieron (marfil, cuernos de rinoceronte, concha de tortuga…) fueran preciosos ni raros, lo que le hizo concluir que se había exagerado en las informaciones anteriores.

Si los delegados/comerciantes oportunistas volvieron a Roma, encontraron un territorio gravemente afectado por invasiones germánicas en el Danubio y por la peste antonina, una serie de pandemias (viruela o sarampión, desconocidos hasta entonces en el Mediterráneo) hasta fines de siglo que causaron grandes bajas entre la población y contribuyeron a la crisis del s. III en el Imperio. Apenas unos años más tarde, en 220, se producía el ocaso de la Dinastía Han.

Imagen:
Augusto
http://3.bp.blogspot.com/-40QIYAftDxc/VB1cjroatTI/AAAAAAAAgnA/EKYvukhGkBM/s1600/Augusto%2Bcon%2Bla%2Bcorona%2Btriunfal.%2B%2BGliptoteca,%2BM%C3%BAnich..jpg
Marco Aurelio
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/3/3b/MarcoAurelio.png
Mapa confeccionado en base al Periplo del Mar Eritreo
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a5/Map_of_the_Periplus_of_the_Erythraean_Sea.jpg
Mapa de Claudio Ptolomeo en un grabado de J. Schnitzer (1482)
http://www.labirintoermetico.com/07Geomanzia/corografia_tolemaica/Tolemeo_ecumene.jpg

Comentarios

No hay comentarios

 

 

 

Escribe un comentario

Debes estar logado en el sistema para poder hacer comentarios.

 

Puedes logarte aquí si tienes una cuenta ya creada.

 

Si no tienes un usuario creado en nuestro sistema, puedes darte de alta aquí.

 

 

Autor

china_en_la_dinastia_han

 

Sobre el blog

 

Archivo del blog

 

2014 (10)

 

Sigue este blog

RSS del blog

 

Widget del blog

Generar un widget de este blog Llévate este blog a tu web

 

 

Entradas al museo

 

La tienda del museo

portada

blogs

fotos

vídeos

marq media

 

privacidad

condiciones de uso

marq

marq review

Club Llumiq

 

facebook

google +

twitter

marqTV

MARQ Alicante

Página diseñada y realizada por CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA