Señores del Cielo y de la Tierra

 

14/10/2014

Guerras de tronos. Forjando un mundo nuevo

Escrito a las 12:29

Comentarios: 0

Envia al MARQ Media
Guerras de tronos. Forjando un mundo nuevo

China disfrutaba de un estado fuerte y centralizado bajo la Dinastía Zhou cuando se funda Roma en el s. VIII a.C. El Imperio Asirio gobernaba sobre el Oriente Medio, Próximo y en Egipto. En el mosaico de reinos y ciudades de la India, el Reino de Kuru expandía la civilización védica por la llanura del Ganges. Desde las estepas del sur de Rusia y el norte del Mar Negro, pueblos indoeuropeos (Hallsttáticos/Celtas en Europa, Escitas en Eurasia) se extenderían, en diferentes oleadas graduales, entre el Indo y la Europa Occidental. Tribus nómadas de las estepas de Mongolia (Donghu, y luego Xiongnu), expertos jinetes y criadores de caballos, protagonizaban oleadas migratorias y violentos ataques sobre las tierras más meridionales.

En esos tiempos, los Fenicios de Tiro habían consolidado una empresa comercial que establecía, por primera vez, rutas y puertos estables desde Tiro (Líbano) a Gadir (Cádiz, España) y la costa atlántica africana. Grecia, que daba comienzo a su historia, a partir de la celebración de la primera Olimpiada (776 a.C.) expandía su colonización desde el Mar Negro y la costa anatólica hasta el Golfo de León. Se estrechaban los intercambios entre el oriente y el occidente del Mediterráneo, contribuyendo al desarrollo de los pueblos ribereños (Cartagineses, Etruscos, Tartessios…).

A partir del s. VI a.C., una fecha crucial en la historia y la cultura universal, la Humanidad asiste a crecientes conflictos por el control de los recursos y de los territorios, que desembocarán en la disolución de los sistemas tradicionales y la aparición de nuevos estados hegemónicos. La Humanidad desarrolla entonces un vivo interés por conocer mejor las relaciones entre los hombres y de éstos con la naturaleza que cristalizará en la construcción de nuevos sistemas de pensamiento religioso, filosófico, literario, histórico y científico que, aún hoy, siguen vigentes en el ideario colectivo de gran parte de la Humanidad. Durante este período, en partes muy distantes del mundo, pensadores como Gautama Buda (India), Zoroastro (Irán), Pitágoras, Heráclito y los filósofos presocráticos (Grecia), Confucio y Lao Tsé (China), convergen en el establecimiento de nuevas reglas sobre la conciencia individual y el buen gobierno de los pueblos.

La Persia Aqueménida conquistaría un imperio (558-331 a.C.) cuyas fronteras occidentales llegaban hasta los territorios griegos de Asia Menor, Fenicia, la franja siro-palestina, y Egipto. Hacia Oriente ocupó el Punjab, a las puertas de una India fragmentada multitud de reinos y ciudades-estado. Las ciudades de Grecia, ante el creciente poder persa y el temor a la hegemonía de cualquiera de ellas, se alían y enfrentan coyunturalmente, oscilando entre el dominio de Esparta, Atenas o Tebas hasta la segunda mitad del s. IV a.C., en que el pujante reino de Macedonia inicia su expansión bajo el reinado de Filipo II (382-336 a.C.). En poco más de una década, su hijo, Alejandro Magno (336 a 323 a. C.), logrará conquistar un imperio que se convertirá en la referencia mítica de los futuros emperadores romanos, al tiempo que el Reino Maurya extendía sus dominios por la India.

En el Mediterráneo, la caída de Tiro en el s. VI a.C. colapsó el tráfico comercial fenicio con Occidente y facilitó el acceso de los Griegos al Mediterráneo Occidental, donde Focea fundó las colonias de Marsella y Ampurias. Sin embargo, la monarquía de Cartago pronto emulará la gesta de sus antepasados fenicios, aliándose contra Grecia a una floreciente Etruria, que instalará colonias en Córcega y Cerdeña. El ocaso etrusco y la expansión oriental de Grecia favorecerán la expansión de Cartago y Roma, que acabarán enfrentadas en tres ocasiones, desde mediados s. III a.C., por el dominio de tierra y mar.

En China, la debilitada Dinastía Zhou sólo reinaba ya nominalmente sobre sus cerca de 200 reinos vasalllos, enfrentados ferozmente hasta que el poderoso Reino de Qin sometió y unificó el territorio a finales del s. III a.C., cuando aún quedaban muchos años para que Roma dominara su vasto imperio.

 

Más sobre la exposción "Señores del Cielo y de la Tierra. China en la dinastía Han (206 a.C. - 220 d.C.)”

Del 13 de junio de 2014 al 11 de enero de 2015 en el MARQ. Museo Arqueológico de Alicante

Comentarios

No hay comentarios

 

 

 

Escribe un comentario

Debes estar logado en el sistema para poder hacer comentarios.

 

Puedes logarte aquí si tienes una cuenta ya creada.

 

Si no tienes un usuario creado en nuestro sistema, puedes darte de alta aquí.

 

 

Autor

china_en_la_dinastia_han

 

Sobre el blog

 

Archivo del blog

 

2014 (10)

 

Sigue este blog

RSS del blog

 

Widget del blog

Generar un widget de este blog Llévate este blog a tu web

 

 

Entradas al museo

 

La tienda del museo

portada

blogs

fotos

vídeos

marq media

 

privacidad

condiciones de uso

marq

marq review

Club Llumiq

 

facebook

google +

twitter

marqTV

MARQ Alicante

Página diseñada y realizada por CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA