Arqueoblog MARQ

 

Arqueoblog MARQ

 

01/09/2013

LA Falcata ibérica. Simbolo de la cultura

Escrito a las 06:09

Comentarios: 0

Envia al MARQ Media
LA Falcata ibérica. Simbolo de la cultura

Esta es el segundo artículo que escribo en este blog. Si en el primero te comenté lo que era la trepanación, hoy te voy a llevar a la sala de la cultura Ibérica para mostrarte un objeto que representaría la "marca iberia" en la época antigua. Un arma mortífera y a la vez elgeante. Tan deseada por su potencia y eficacia como por su valor estético y prestigio.

Se trata de la Falcata.

Este objeto se encuentra muy bien representado en el MARQ. En la sala de íberos peudes admirar un panel donde se expone el armamento característico de los íberos. Se conoce que los íberos eran un pueblo guerrero. Los romanos sabían que la gente que habitaba esa “tierra de conejos” eran unas personas “de armas tomar”. Y si tomaban las armas no debía faltarles una falcata en la mano con la que asestar pesados y afilados golpes al enemigo.


La Falcata es un tipo de espada corta de hierro, de forma muy característica que se suele relacionar con la cultura íbera. Es una pieza de gran valor arqueológico pues aporta gran cantidad de información valiosa de su contexto histórico siendo uno de los objetos más representativos de ajuar funerario en la Península Ibérica.

La Falcata que aparece en la foto, junto con el resto de armamento, forma parte de los objetos que acompañaban a un difunto en su tumba. De esto destaca su buen estado de conservación. Cuando vayas a visitar el msueo y te pares frente a este expositor, te podrás dar cuenta de que, tanto la falcata como la lanza (en la parte suerior de la falcata) están rotas. No es que el /la Arqueólog@ tuvo mala mano al excavar la tumba o que de camino al museo se le cayera al conservador. No.

Resulta que generalmente, éstas piezas aparecen en las tumbas de este modo; rotas de manera voluntaria. Una de las posibles razones de ello es que se intentaba evitar el posible impulso de saquear las tumbas y robarlas o es puede que formara parte del ritual funerario como símbolo del fin, de algo que se termina que se desgasta y se deja inservible.

 

¿Qué sabemos del origen de la Falcata?

Al contrario de lo que se puede pensar y pese a ser un objeto típico y característico de la cultura íbera, su posible origen se marca cerca de las costas balcánicas desde donde se fue extendiendo por el Mediterráneo (Teoría apoyada por Fernando Quesada Sanz). Los íberos modificaron sensiblemente la espada haciéndola más corta y con una curva de hoja menos pronunciada y de doble filo. Por tanto, se puede decir que el origen de la falcata proviene de los Balcanes pero la falcata íbera era diferente a la espada originaria.

El nombre de falcata es un término anacrónico puesto que los íberos o hispanos no la llamaban así. Este término proviene de los investigadores que en el siglo XIX decidieron referirse a ella de este modo en referencia a otro objeto, la hoz, que se denomina falx en latín. La falcata es todo un tesoro arqueológico. Es un objeto tan característico y de tanta riqueza técnica que la hace un documento histórico en sí misma. Puede variar ligeramente en decoración pero siempre sigue unas características concretas de fabricación.


Las principales características de la Falcata son las siguientes:

• Se fabricaban seguramente por encargo y, por tanto, eran personalizadas. Cada guerrero tendría su propia arma con decoración también personalizada.

• Su elaboración consistía en tres láminas de hierro soldadas entre sí.

• La lámina central era la que unía la hoja con la empuñadura, que se recubría con hueso y madera (estos restos no se suelen conservar) o en algunas ocasiones con metal.

• La empuñadura tenía forma de cabeza de caballo y solía llevar un remache (¿para engancharlo al cinto?).

La hoja estaba trabajada profundamente y con gran calidad generalmente, contando con surcos en su hoja con el fin de aligerar su peso pero sin pérdida de su flexibilidad y resistencia.

• La decoración era personalizada con un gran significado para el dueño que trataría de tenerla en su compañía hasta el momento de su muerte y más allá, en su tumba. Se realizaba grabados en la propia empuñadura que se pintaban o rellenaban con metal fundido y diferentes colores.

La fabricación de un arma como la falcata era todo un arte. Parece ser que no se elaboró de manera masiva sino que era trabajo de unos pocos especialistas que las fabricaban por encargo. Debió tratarse de todo un tesoro (aparte de su utilidad funcional) para la persona que lo poseyera.Y así sigue siendo para nosotros. Una pieza de museo.

Con bonitas decoraciones y una empuñadura elegante parecería que la falcata era más bien un objeto de adorno que de combate. Sin embargo, debió tratarse de un arma muy eficaz. Su peso unido a la afilada hoja permitía atravesar las capas de piel de los enemigos con gran facilidad. Era un arma de corto alcance y como complemento de la lanza, la más utilizada en el campo de batalla.

Muchos soldados se acordarían durante el resto de sus vidas de esta hoja ancha y con mango de cabeza de caballo. Séneca en algunas ocasiones hacer referencia a este arma en algunas de sus obras. Yo destacaraí  una frase suya:

 

No me conoces, Cesar, porque una Falcata me destrozó el rostro

Séneca

 

Estoy convencido que este precioso y preciado objeto, la Falcata, te puede servir de excusa perfecta para pasarte por la Plaza Gomez Ulla y visitar el MARQ. No te olvides entrar a la sala de íberos (conforme entras al museo, segunda sala de la derecha) y pararte unos minutos en el expositor del armamento íbero. Todo eso que se muestra ante tus ojos, formaba parte de un guerrero íbero de hace más de 2000 años. Y le acompañó hasta tras su muerte. Disfrútalo.


Si te gusta la Arqueología puedes encontrar más artículos en mi blog personal de arqueología
 

Comentarios

No hay comentarios

 

 

 

Escribe un comentario

Debes estar logado en el sistema para poder hacer comentarios.

 

Puedes logarte aquí si tienes una cuenta ya creada.

 

Si no tienes un usuario creado en nuestro sistema, puedes darte de alta aquí.

 

 

Autor

Carretón

Me llamo Adrián Carretón y soy licenciado en Historia en la especialidad de Arqueologí­a por la Universidad de Alicante (año 2006).

Espero compartir en este espacio mi experiencia y conocimiento y poder contribuir a la difusión de la Historia y la Arqueologí­a.

Puedes seguirme también en mi blog personal www.arqueoblog.com

 

Sobre el blog

Con este blog tratará de comentar aspectos de las culturas que representan la Historia de la ciudad.
Si no lo has visitado, espero despertar la inquietud en ti para que vengas. Si ya lo conoces, espero que vuelvas en busca de más respuestas.

 

Archivo del blog

 

2014 (1)

 

2013 (2)

 

Sigue este blog

RSS del blog

 

Widget del blog

Generar un widget de este blog Llévate este blog a tu web

 

 

Entradas al museo

 

La tienda del museo

portada

blogs

fotos

vídeos

marq media

 

privacidad

condiciones de uso

marq

marq review

Club Llumiq

 

facebook

google +

twitter

marqTV

MARQ Alicante

Página diseñada y realizada por CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA