Historia e historias del vino en Alicante

 

Historia e historias del vino en Alicante

 

06/01/2015

Las rutas del vino de Alicante

Escrito a las 07:30

Comentarios: 0

Las rutas del vino de Alicante

Alicante es un lugar conocido por su turismo desde hace décadas. Es el Sol de Alicante, sus playas, su clima templado, su sugerente gastronomía, sus exóticos lugares de palmeras y frutos lo que le dan un atractivo sensual. Pero junto a esa imagen de cúpulas azules, de montañas pegadas al mar, de palmeras y de música de banda, hay otra Alicante, muy rica y variada, que puede encontrar a pocos kilómetros de la costa y muy bien comunicada, en la que la Viña, el Olivo, las higueras y un paisaje muy particular, crean el paisaje de los Vinos de Alicante. Vinos muy personales, con “terroir” que hablan precisamente de su clima, entre árido y seco, de Castillos entre montañas, de literatura sobria, de gastronomía entre mediterránea y castellana; de hombres sobrios e historia del Mediterráneo.

Hoy en día se pueden conocer tanto las Bodegas y las localidades del interior de Alicante, con varias opciones y rutas:

 

Ruta de La Marina Alta


La Ruta de La Marina Alta incluye la zona de Benissa, Teulada, Xaló y Parcent. El conocido Valle del Pop, que es la zona más cercana al mar del mediterráneo. Allí pueden visitarse varias Bodegas muy relacionadas con el turismo. Desde Bodegas Xaló, a las bodegas familiares y pequeñas de Gutiérrez de la Vega o Bodegas Parcent. En esta localidad puede usted comer y si va un sábado puede disfrutar del Mercadillo de Xaló. Un poco más abajo, en L’Alfàs del Pi y muy cerca de Benidorm, están las Bodegas Enrique Mendoza que ofrecen visitas programadas con cata de vinos en una finca muy hermosa.


Rutas del Vinalopó Medio

Ruta 1: Desde Monóvar a Pinoso hay un gran valle lleno de viñas y uno de los paisajes más personales de toda la zona. Se puede comenzar desde Petrer, visitando Bodegas Bocopa, que agrupa gran parte de la producción en la zona y que ofrece enoturismo con visitas guiadas, catas, etc. En el mismo entorno de Elda-Petrer, la localidad de Monóvar se ha convertido en uno de los centros históricos del vino en España. Decir Monóvar es hablar de monastrell y de Fondillón. Allí las Bodegas Primitivo Quiles ofrecen historia y tradición, ubicadas en el centro del pueblo, justo al lado de la encantadora Plaza de Toros. Es una bodega familiar con vinos diversos y el poseen el Primer Fondillón con Puntos Parker.

Camino a Pinoso se pueden encontrar bodegas grandes y pequeñas: El Mañán, Bodegas Alejandro, Brotons, que ofrecen vinos al estilo de las pequeñas bodegas y tiendas con a autenticidad: huele a vino por todos lados. Y llegados a Pinoso hay bodegas diferentes también. Desde La Bodega de Pinoso, con su gran edificio de principios de siglo en ladrillo; como Volver, Vivanza o las modernas instalaciones de El Sequé. Desde Pinoso puede enlazar con la Ruta del Vino de Jumilla a través de las Cañadas, uno de los lugares más áridos, misteriosos y profundos de la zona.

Ruta 2: En Villena se agrupan gran parte de bodegas de esta zona norte. Antes, puede pasar por Sax, cuyo castillo desafía las leyes de la gravedad, y a cuyos pies crece la viña y la Bodega Cooperativa. Y acercándose a Salinas, puede visitar una bodega con mucho encanto como es Finca Collado, en un plácido recodo y rodeada de viñas; en donde le atenderán de forma especial. En Villena puede visitar grandes fincas como la del Chaconero de Mendoza, conocer pequeñas bodegas como Vinessens; y en la carretera a Pinoso, conocer el plácido Valle de Salinas, y visitar la espectacular Bodegas Francisco Gómez o llegar hasta Bodegas Sierra Salinas que ofrecen visitas de sus apreciados vinos tintos. En la misma ciudad están otras bodegas como Bernabé Navarro y la Bodega Nuestra Señora de las Virtudes donde poder comprar vinos y aceites de primera calidad.


Ruta de la Montaña Alicantina

Desde Alicante al Vinalopó por la carretera A-31 a Madrid, podemos acercarnos a la localidad de Novelda donde se encuentra la bodega Heretat de Cesilia, una bodega de reciente creación que ofrece enoturismo en una zona de recuperación de viñedo para vino, además del tradicional cultivo de “Uva Embolsada”.

Por otro lado, y en la comarca más montañosa de Alicante, con un clima diferente y un paisaje espectacular se puede visitar, la bodega Vins del Comtat, en Cocentaina. Que ofrece visitas a la bodega y esa comarca de montaña conocida por algunos como la “Toscana Alicantina”, con castillos, cerezas, olivos centenarios, y los Parques Naturales de la Sierra de Mariola y el Montcabrer.

 

Más información sobre las Rutas del Vino en Alicante en este enlace

23/12/2014

Una Denominación de Origen para proteger algo único

Escrito a las 07:30

Comentarios: 0

Una Denominación de Origen para proteger algo único

Con el reconocimiento de la figura de calidad en 1932 de la “Denominación de Origen” a la zona de Alicante, se sellaba y protegía la historia, diferenciación y calidad de nuestros vinos de cara al futuro. Esta protección permitió que nuestros vinos entrasen en la primera división de los vinos del mundo y que el empresariado local se pudiera reorganizar y trabajar de acuerdo a unos parámetros de calidad que sin ella, seguro se hubiesen perdido. Tales han sido la recuperación de la uva monastrell, el Fondillón y el auge de la moscatel con nuevos productos o la creciente aparición de nuevos enólogos y vinos.

Hoy en día, la Denominación de Origen Alicante está formada por unos 9.000 viticultores, cerca de 40 bodegas certificadas, unos 10 millones de botellas comercializadas o una producción de 140.000 hectolitros que se caracteriza por su excelente relación calidad-precio, más alta que otras regiones del país, y su creciente reconocimiento en guías, puntuaciones, etc. y su carácter netamente mediterráneo.

Se sigue trabajando en dar a conocer la rica historia, el patrimonio medioambiental que supone la vid en nuestras comarcas, la vinculación con nuestro carácter o nuestra tradición enológica, todo bajo una marca como “Vinos Alicante DOP” moderna y cercana al consumidor. La exposición "El Vino en Alicante" es el reflejo de este trabajo y un punto de inflexión en una historia y un producto de la que TODOS podemos estar muy orgullosos.

 

Más información sobre la Denominación de Origen Vinos de Alicante en este enlace
 

09/12/2014

El Fondillón de Alicante

Escrito a las 07:30

Comentarios: 0

El Fondillón de Alicante

El Fondillón es un vino añejo con un mínimo de 10 años de crianza tanto en sistema de crianzas o por soleras y con alcohol natural, sólo elaborado con uva monastrell sobremadurada en cepa. Es un vino protegido y calificado como único, “rareza enológica”, “historia liquida del vino” como consta en el registro E-Bachus de la Unión Europa.

Un vino de gran tradición histórica en las mejores casas reales de todo el mundo y que está aprendiendo a maridarse con más originalidad en entrantes o en postres exclusivos. Sus referencias históricas son múltiples: en novelas, en Francia, En Inglaterra, Alemania, en documentos históricos como valor de cambio, etc, Además, en los últimos años, hay nuevo interés por parte de enólogos en elaborar este producto, por lo que esperan años de renovación y superación de retos con él.

Su cata lo hace casi inclasificable, hecho por el que es tan poco conocido y difícil de entender por parte de los expertos, pero sin duda, el valor de su alcohol y dulzor natural lo hacen único. De hecho, es el único vino que los expertos sumilleres pueden casar con el chocolate debido a su estructura y cuerpo, entre otras de sus enormes ventajas.
 

Más información en este enlace

02/12/2014

Documentos sobre el vino en el Archivo Municipal de Alicante durante la Edad Moderna

Escrito a las 07:30

Comentarios: 0

Documentos sobre el vino en el Archivo Municipal de Alicante durante la Edad Moderna

El famoso ataque de la escuadra francesa de Luis XIV el 21 de julio de 1691 a la ciudad de Alicante, provocó el incendio de muchos edificios. Una de las dependencias afectadas por esta tragedia fue el archivo de la ciudad con pérdidas de sus documentos por el fuego. Aunque se recuperaron bastantes debido a la labor de búsqueda de “los papeles extraviados de dicho archivo…”. Trabajo encomendado al archivero Vicente Segura, verdadero artífice de los índices de remisión de los documentos del archivo desde 1366 hasta 1771.

Estos libros, encuadernados en cinco tomos, se encuentran clasificados alfabéticamente, desde la letra A hasta la X. Contienen la descripción por asuntos de los documentos que son localizados por constar los datos de número del armario, libro y folio. Para la consulta de los que guardan relación con el vino en época moderna hay que acudir a la letra V y en la voz “Vino” están registrados los que tratan temas sobre la producción y comercio del vino en la zona alicantina. Las referencias que hemos señalado son, sin duda, una herramienta privilegiada que facilita información para el acceso a la consulta de los documentos del vino en el Archivo Municipal de Alicante.

Más información sobre la exposicón "El vino en Alicante"
 

18/11/2014

Así se bebieron los extranjeros nuestros vinos

Escrito a las 07:30

Comentarios: 0

Así se bebieron los extranjeros nuestros vinos

Desde que a comienzos del siglo IX un obispo asegurase que había descubierto la tumba del apóstol Santiago en España, llegó a nuestro país una especie humana desconocida por estos lares: el viajero. Arribaron los turistas disfrazados de peregrinos que, esta vez sí, y a diferencia de invasiones anteriores y seculares, se interesaron por saber cómo vivíamos, qué comíamos y, sobre todo, qué clases de vinos trasegábamos.

A partir de esa fecha, todo cambió y comenzó el negocio. Primero, el de la hostelería, al que siguió el de las reliquias. Al tiempo, estos esforzados visitantes comenzaron a arremeter contra nuestra gastronomía, especialmente hacia el aceite de oliva, a menudo rancio, y el “repugnante” sabor a ajo. Pero también descubrieron y saborearon nuestros vinos, iniciando pingües negocios que significaron las exportaciones de caldos patrios a sus lejanas tierras y el establecimiento en nuestro país de expertos comerciantes foráneos.

Algunos viajeros y literatos ilustres glosaron la excelencia de nuestros vinos. Entre ellos el francés Alexandre de Laborde quien señala en su Voyage pittoresque et artistique de l’Espagne (1806-1820) señala que se “producen vinos muy delicados, con los nombres de blanco, panel, fondellol y moscatell (sic). Se explaya asegurando que en esta zona alicantina se hace también “una especie de jarabe que se llama arrope” explicando que éste resulta del mosto puesto a hervir hasta conseguir la consistencia que le corresponde.

Otro autor que también dejó buenas impresiones sobre el vino alicantino fue Alexandre Dumas, padre. Dumas, que viajó por España en misión diplomática con motivo de las bodas reales de 1846 y acompañado de una extenso séquito de poetas, pintores, familiares, incluido su hijo Alexander, y un servidor africano, nos dejó un pintoresco relato de su trayecto en dos volúmenes, Impressions de voyage de Paris à Cadix (1861). Dumas no visitó Alicante pero sí cita convenientemente nuestro vino, muy conocido, en dos de sus novelas, El Conde de Montecristo y La Reina Margarita, donde sus personajes alaban el néctar alicantino calificándolo de mi vinillo predilecto y muy reparador.

Otro viajero inglés que pasó por Alicante, Richard Twiss (1999: 154) y visitó incluso, la isla de Tabarca, refleja en su obra el estado de la dársena alicantina señalando que la ciudad era famosa “por las buenas condiciones de su puerto, que es bastante abierto, pero que, no obstante, ofrece un fondeadero seguro, y que habitualmente está lleno de barcos cargando vinos…”. El francés Jean-François Peyron, no se queda corto, al igual que los británicos, en alabar los vinos de Alicante y la importancia de su dársena señalando que Alicante realiza un gran comercio de sus vinos, muy estimados en toda Europa. También nos sirve de estímulo la referencia que otro visitante británico, Samuel Cook, cuando indica que Alicante produce un vino tinto del mismo tipo (del Ródano) pero aún mejor, y que muchos españoles consideran el mejor vino del mundo.

Otro ilustre viajero, y residente en España debido a sus misiones diplomáticas, el Duque de Saint Simon, que en el capítulo sus Memoria titulado Journal de la maladie du roi, resalta que mezclado con el vino de Alicante se le dio al rey Luis XIV una pócima para curarle la gangrena: “On donna donc au roy dix goutes de cet elixir dans du vin d’Alicante”. Saint-Simon, más adelante, narra que antes de morir, el monarca francés tomó unos bizcochos mojados en su vino preferido: “Le roy mangea même deux petits biscuits dans un peu de vin d’Alicante”.

En esa misma línea, un médico francés, Augustin Cabanés (1862-1928) que en su obra Le Mal Héréditaire (Les Bourbons d’Espagne), señala que la reina Isabel de Farnesio, esposa de Felipe V, preparaba unas pócimas para “manipular y doblegar la voluntad del rey a su antojo”, en la que uno de sus componentes esenciales era “le vin d’Alicante”. Curiosa forma de utilizar el vino de Alicante que también señalan algunos doctores en Medicina. Como lo hace Máximo Antonio Blasco y Jorro, encargado de los asuntos sanitarios de la Real Fábrica de Tabacos alicantina, en su Compendio de materia médica para uso de los médicos jóvenes (1804), cuando señala: “Vino generoso (vino fondellol o tinto de Alicante), se usa como nervino, difusivo, antiespasmódico y antipútrido en la debilidad general del sistema nervioso…”.
 

04/11/2014

El hallazgo de los inéditos planos del Castillo de San Fernando

Escrito a las 07:30

Comentarios: 0

El hallazgo de los inéditos planos del Castillo de San Fernando

Durante el proceso de producción de la exposición El vino en Alicant, se planteó, por parte del comisario Emilio Soler, la necesidad de localizar los planos de construcción del castillo de San Fernando, construido en lo alto del monte Tossal de Alicante entre 1809 y 1812 en homenaje al monarca cautivo Fernando VII y que se sufragó, básicamente, con el abundante préstamo realizado por los comerciantes de la ciudad. Estas planimetrías se encontraban inéditas y nunca habían sido publicadas en obras científicas o de divulgación. Incluso se dudaba de su existencia ante la disparidad de siglas y signaturas que remitían a localizaciones erróneas en diferentes archivos militares.

Finalmente la insistencia de Jose Luis Menendez, Técnico del MARQ, unida a la pericia documental de María Jesús Sanz Cabanillas, Directora Técnica del Archivo General Militar de Madrid y de todo su equipo de colaboradores, permitió encontrar los planos perdidos para poder exponer su imagen, por primera vez, a todos los visitantes del MARQ. El conjunto de planos se centran en tres fundamentalmente.

El primero es una planimetría de detalle de la fortificación, hecha a sanguina sobre tela que muestra con detalle todos los elementos que la fortificación alicantina debía de tener y que finalmente tuvo. Los otros dos son dos piezas excepcionales, por su tamaño y conservación que corresponden con una planta del Monte Tossal con la ubicación de la fortificación mientras que el otro es una gran sección transversal el cerro con la ubicación del Castillo de San Fernando en el que se aprecia que en la ladera se habían dispuesto otras baterías de menor rango que finalmente parece que no fueron construidas, dado el inútil e inédito destino de esta fortificación.
 

 

Consulta los planos del castillo de San Fernando en MARQmedia

Más información de la exposición "El Vino en Alicante" y "Deltebre: Historia de un naugragio"

28/10/2014

El puerto de Alicante y el comercio del vino en el siglo XVIII

Escrito a las 07:30

Comentarios: 0

El puerto de Alicante y el comercio del vino en el siglo XVIII

El puerto de Alicante fue en la Edad Moderna el corazón de la actividad económica de la ciudad. Defendido por su castillo, ubicado en una bahía protegida de los vientos, y situado en la cabecera marítima del camino que unía Castilla y la Corte con el Mediterráneo, por su muelle circularon mercancías de toda índole. El producto de exportación de mayor impacto económico fueron los vinos procedentes de los viñedos de su Huerta, que salían hacia los puertos ingleses del Canal y hasta Amsterdam, Hamburgo, Estocolmo y los puertos del Mediterráneo francés, como Marsella.

Los negociantes extranjeros afincados en la ciudad, especialmente compañías irlandesas, holandesas y francesas, controlaron el 70 % de las exportaciones de vino alicantino que se producía en las heredades de los estamentos privilegiados de la sociedad alicantina, que obtenían buena parte de sus rentas de la viticultura, a la que dedicaban algo más del 80 % de la superficie de sus propiedades agrarias de regadío, situación que se prolongó hasta que la filoxera destruyó gran parte de los viñedos en los años iniciales del siglo XX.

 

Más información sobre la exposición "El Vino en Alicante" en este enlace
 

21/10/2014

In taberna quando sumus. El consumo de vino en la Edad Media

Escrito a las 06:30

Comentarios: 0

In taberna quando sumus. El consumo de vino en la Edad Media

Primo pro nunmata vini. Primero por quien paga el vino. El viaje por la producción medieval del vino debe acabar en la mesa de una buena taberna para brindar con él y por él. Su consumo era fundamental, bien como preciado licor para ambientar cantos y poemas subidos de tono en las tabernas; bien como elemento propio de la gastronomía culinaria de la época a través de manuales de cocina como el Llibre del Sent Soví o el Libro de Coch de Robert Nola; bien como factor curativo y reanimante de enfermedades así como la consideración refrescante que se le atribuía, capaz de combatir los calores del estío, o incluso como referente litúrgico del ceremonial religioso cristiano al convertirse en sangre del Mesías.

Las últimas tendencias de la investigación parecen alejarse de la teoría de una producción dirigida al autoconsumo que había predominado en la historiografía del siglo pasado, para apuntar hacia lo que se denomina comercialización forzosa, basada en una mayor dependencia de las familias campesinas con respecto de un mercado al que iban forzados por la necesidad de comercializar sus productos, obligados a vender una parte de su cosecha para poder pagar las rentas y los impuestos condicionados. En este convulso y cambiante equilibrio de fuerzas entre el campo la ciudad y el campesinado, el interés por el vino crecía de manera exponencial, situándose su consumo personal por debajo de los tres cuartos de litro diarios, tanto para el noble o burgués como para el campesino. A diferencia de las crisis frumentarias, que generaban hambrunas de enorme calado social, la penuria de vino se soportaba mejor llegando a inquietar a las autoridades sólo en épocas de epidemias o cuando la calidad del agua levantaba recelos entre la población. Por ejemplo, los médicos catalanes no incluían el vino entre los posibles remedios contra la peste, desaconsejando los caldos fuertes y dulces durante las epidemias, aunque con el vino blanco la farmacología medieval mediterránea elaboraba un conjunto de bebidas medicinales como remedios contra la depresión, la amnesia, la ictericia, el asma, las ventosidades o el restreñimiento.

Sin embargo, si las fuentes documentales se han centrado en los inventarios post mortem y en los registros mercantiles que salen de los puertos, el registro arqueológico está ahondando en los aspectos más cotidianos que tienen mucho que ver con el consumo. La arqueología nos está permitiendo establecer las modificaciones en la conducta social que supone la llegada de los cristianos y el establecimiento territorial de su dominio. Varias son las formas que la arqueología detecta que se introducen en este momento de cambio. Una de ellas es el pitxer, un jarro con repié anular en la base, cuerpo bitroncocónico y borde engrosado recto exterior con labio convexo simple y dotado de un pico vertedor en el borde. Aparece habitualmente cubierto con vedrío monocromo en verde y en ocasiones en blanco, siendo muy excepcional encontrarlo en producciones de verde y morado. Quizás, es la forma mejor definida e identificada exclusivamente para el repertorio cerámico feudal, aparecido con las necesarias transformaciones en los hábitos alimentarios, sobre todo relacionada con el consumo del vino.

De la misma familia que el pitxer, encontramos otra forma asociada con el consumo y distribución del vino como es el cadaf o jarro de base plana, que suele ser utilizado en muchas ocasiones como medidor para extraer de las tinajas de çeller la dosis precisa para servir en una mesa colectiva, como hemos podido constatar en una escena de taberna al aire libre donde se disponen vasos y cadafs para el vino que aparece en el ejemplar del Tacuinum Sanitatis -Las Tablas de la Salud- fechado alrededor del año 1400 y que se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia en París. Ambas formas para el servicio del vino se ven completadas con el grial o copa de cerámica de base con pie alto moldurado que aparecen en el registro medieval cristiano con mucha asiduidad como en el Castillo de Guardamar, en los rellenos bajomedievales de la torre de guardia del Puerta del Castell de Planes (El Comtat) o en el registro de la Pobla medieval de Ifach en Calp. Dentro de los griales encontramos una forma relacionada directamente con el uso del vino en el ritual eclesiástico como es el cáliz o grial litúrgico, pieza fundamental entre todos los vasos litúrgicos y receptor del vino consagrado y transformado en la sangre del Salvador mediante el acto de la consagración en la misa.

Acompañando a estas copas y griales podemos incluir el vaso o cubilete, una forma de servicio muy habitual en el registro medieval e incluso en los grabados de época, donde aparece de forma habitual como en la escena de taberna del Tractatum de septem vitiis, fechado a finales del siglo XIV en la Biblioteca Vaticana en Roma o del Die Mendelschen und Landaurschen Hausbücher del año 1470 y que se conserva en la Stadtbibliothek de Nuremberg en Alemania. Junto a estas formas pensadas claramente para formar parte del servicio de consumo del vino, debemos la escudilla, la vajilla por excelencia del repertorio formal feudal y que representará la generalización de una forma de uso personal en exclusiva, identificada con la porción o dosis que puede consumir una persona, tanto en forma sólida como en líquida. El vino también es servido en escudillas como cualquier otro tipo de producto. Como en la famosa y simpática escena del monje extrayendo vino del tonel y bebiendo simultáneamente de una escudilla que se encuentra en Le Regime du Corps del médico Aldobrandino de Siena que se encuentra en el Manuscrito Sloane 2435 conservado en la British Library en Londres y que está fechado en el año 1275. Todas estas piezas están pensadas para el disfrute del consumo del vino, para el brindis y la taberna. Porque ya lo dicen los monjes de la Abadía de Benedikthbeuern con quien abrimos y ahora cerramos estas líneas levantando nuestros griales rebosantes de vino: Bibit hera, bibit herus, bibit miles, bibit clerus, bibit ille, bibit illa, bibit servus cum ancilla, bibit velox, bibit piger, bibit albus, bibit niger, bibit constans, bibit vagus, bibit rudis, bibit magus. Bibit pauper et egrotus, bibit exul et ignotus, bibit puer, bibit canus, bibit presul et decanus, bibit soror, bibit frater, bibit anus, bibit mater, bibit ista, bibit ille, bibunt centum, bibunt mille…
 

07/10/2014

Cepas para un nuevo reino

Escrito a las 06:30

Comentarios: 0

Cepas para un nuevo reino

En época medieval, la colonización de las tierras meridionales del nuevo Reino de Valencia permitió que el cultivo de la vid experimentara una expansión sin precedentes causada por la tradición alimentaria aragonesa y castellana que generó una enorme demanda urbana y mercantil ayudada por las excepcionales condiciones climatológicas de nuestra zona geográfica que permite una gran adaptación para cualquier tipo de cepas y por una rápida difusión de los productos trasladados y conservados en nuevos contenedores que permiten una expansión y difusión de mayor calibre.

Algunos territorios recién incorporados al nuevo reino, como Alicante, apostaron decididamente por la vid frente a una cereagricultura predominante en todo el campo medieval valenciano, dedicando sus tierras a cultivos como los higos, la vid para pasas y vino. La viña, según avanza el siglo XV, alcanza un crecimiento consolidado en las comarcas de la Vall del Palancia, las Montañas de Denia o la zona de L’Alcoià y El Comtat con la producción masiva de caldos destinados al consumo local.

Para su cultivo y recolección se utilizaban azadas, podaderas y hoces como las que se exponen procedentes del Castell de la Torre Grossa de Xixona. El vino recolectado y prensado era almacenado en la bodega con tinajas de gran tamaño dotadas de un dosificador para extraer las medidas precisas para servirlo en las mesas. Para su transporte, existían toneles, odres de cuero y tinajas que, tumbadas cubiertas de esparto o encastradas en bancos de madera, permitían el transporte del vino allá donde fuera demandado. Para el servicio, la época medieval introduce nuevas formas para presentar y consumir el vino como el pitxer, la escudilla o el grial que también será utilizado como contenedor del vino litúrgico utilizado en la misa.
 

23/09/2014

La curiosa historia del cuadro de la Batalla de Castalla

Escrito a las 10:34

Comentarios: 0

La curiosa historia del cuadro de la Batalla de Castalla

El cuadro que preside el pasillo previo a la Biblioteca del MARQ que versa sobre la primera Batalla de Castalla, aparte de alto valor histórico al reflejar uno de los pocos conflictos militares ocurridos en el suelo alicantino, también atesora una importante historia particular. El cuadro original fue pintado por el artista francés J. Ch. Langlois (1789-1870) alrededor del año 1836 y exhibido en el Salón 89 del Palacio de Versalles desde el año 1838. Langlois es un distinguido militar y pintor francés famoso en Francia por sus telas sobre temas castrenses, logrando convertirse un especialista de las grandes victorias militares francesas. Aparte del cuadro sobre la Batalla de Castalla, también es autor de una conocida tela sobre la Batalla de Moskova también de tema napoleónico y participa, enviado por Napoleón III, en una expedición artística para ilustrar la campaña de Crimea en el año 1855 acompañado por el fotógrafo Léon Eugène Méhédin.

A raíz de su exposición en el Palacio de Versalles, convertido posteriormente en Museo en el siglo XX, la tela llega a conocimiento del Ayuntamiento de Castalla quien encarga en el año 1977 al pintor local Eliseo Esteve Candela una reproducción de la pintura para que adorne el salón de plenos de la corporación. Eliseo Esteve es uno de los grandes artistas que ha ofrecido la provincia de Alicante en este siglo pasado. Becado por la Diputación de Alicante para cursar carrera en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid fue galardonado en diversas ocasiones mientras cursaba sus estudios.

Tras una etapa inicial donde combina la escultura y la pintura, acaba dedicándose con exclusividad a esta última. Acaba viviendo entre Castalla y Madrid durante muchos años, siendo asiduo visitante y gran estudioso del Prado, empapándose allí de los grandes maestros del Siglo de Oro. Se consagra definitivamente a la pintura religiosa, o como el mismo afirmaba: “mi vocación más positiva en el «oficio» es la pintura religiosa y el retrato pero disfruto mucho interpretando temas dramáticos”. Recibe con entusiasmo el encargo de reproducir la pintura de Langlois que había sido retirada por haberse dañado a causa de un incendio en el Museo, por lo que, al no poder confrontar la obra original, trabaja en su estudio con un abundante material fotográfico que le permite reproducir el cuadro.

Una vez acabado y colocado en el Salón del Ayuntamiento donde hoy se puede contemplar, llena de admiración a cuantos vecinos y vecinas se acercan a ver la obra, surgiendo entonces el divertido anecdotario de que muchos vecinos desean encargarle una copia de la obra en la que aparezca su rostro sustituyendo a los pintados por Langlois. De esta forma, se pueden encontrar en Castalla diversas copias del cuadro, de mayor o menor tamaño donde aparecen este tipo de cambios en la obra lo que hace que el cuadro y su artista sean más conocidos y admirados por el pueblo de Castalla.

 

Más imágenes y detalles del cuadro en este enlace
 

Autor

elvinoenalicante

MARQUEOLOGÍA

 

Sobre el blog

Con una historia labrada con las profundas raíces de sus vides, en torno al vino de Alicante se pueden contar innumerables historias que desde lo más profundo del terruño han forjado la forma de ser, de vivir y de sentir de los alicantinos.

En este blog encontrarás toda la historia del vino en Alicante y sus historias.

 

Archivo del blog

 

2015 (1)

 

2014 (17)

 

Sigue este blog

RSS del blog

 

Widget del blog

Generar un widget de este blog Llévate este blog a tu web

 

 

Entradas al museo

 

La tienda del museo

portada

blogs

fotos

vídeos

marq media

 

privacidad

condiciones de uso

marq

marq review

Club Llumiq

 

facebook

google +

twitter

marqTV

MARQ Alicante

Página diseñada y realizada por CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA