Explora la Historia con el MARQ

 

Explora la Historia con el MARQ

 

19/08/2014

Mi nombre es Octavio Augusto. Tal día como hoy, hace 2000 años, moría yo en Nola. Permite, lector, que te cuente mi historia…

Escrito a las 13:24

Comentarios: 0

Mi nombre es Octavio Augusto. Tal día como hoy, hace 2000 años, moría yo en Nola. Permite, lector, que te cuente mi historia…

 

El reinado de Augusto duró cuarenta años, el más largo de la historia de Roma. Bajo su autoridad, el Imperio se extendió por el este y el oeste, donde vivían cerca de 5 millones de ciudadanos romanos. El príncipe fue un sagaz político, un soldado que luchó por establecer la paz en sus fronteras, y un hombre sensible a la tradición, la justicia y las artes, rodeándose de los grandes talentos de su época. En nuestras tierras, la impronta de Augusto se refleja en la antigua ciudad romana de Alicante, LUCENTUM, a quien concedió el estatuto municipal.

Él mismo nos refiere sus logros en la obra RES GESTAE DIVI AVGVSTI
(Alvar Ezquerra, A.: RES GESTAE DIVI AVGVSTI. Introducción, texto latino y traducción)


A los diecinueve años de mi nacimiento formé un ejército. Siguiendo mi personal parecer y a costa de mi propio dinero, con el que devolvi la libertad al Estado, que se encontraba agobiado por el poder de una minoria.

Fui príncipe del Senado hasta el mismo dia en que escribí esto, cumpliendo un total de cuarenta años. También he sido pontífice máximo, augur, …

Llevé a cabo, con frecuencia, guerras por tierra y mar dentro y fuera de nuestras fronteras por el mundo entero y respete a cualquier conciudadano que me pidió clemencia. Los pueblos extranjeros que pude perdonar sin menoscabo de nuestra seguridad, preferí mantenerlos salvos que exterminarlos. Cerca de quinientos mil ciudadanos romanos me han jurado fidelidad. En mis triunfos desfilaron ante mi propia carroza nueve reyes o hijos de reyes.

Cuando regresé a Roma procedente de Hispania y Galia, tras haber concluido con éxito los asuntos que me hicieron ir a esas provincias,…el Senado acordó la consagración del altar de la Paz Augusta, en acción de gracias por mi regreso, junto al Campo de Marte, y ordenó que los magistrados, los sacerdotes y las vírgenes vestales hiciesen en él un sacrificio anual.

…cada vez que se me aclamó como general en jefe, rechacé el oro para la corona que me asignaban los municipios y las colonias….

En cuatro ocasiones asistí al tesoro público con mi propio dinero, de modo que habré entregado a los que lo administraban ciento cincuenta millones de sestercios.

Durante mis consulados sexto y séptimo. tras haber acabado la guerra civil, siendo dueño de todas las cosas, gracias al acuerdo de todo el mundo, pasé el gobierno del Estado a la jurisdicción del Senado y del pueblo romanos, cediendo mi poder. En virtud de ese acto meritorio fui llamado, por decisión del Senado, Augusto, y fueron revestidas públicamente con laureles las jambas de mi casa y se colocó la corona cívica sobre mi puerta y se puso en la curia Julia un escudo de oro, que me otorgaron el Senado y el pueblo romanos por mi valor y mi clemencia, por mi sentido de la justicia y del deber religioso

...el Senado, el orden ecuestre y todo el pueblo romano me dieron el titulo de Padre de la Patria

Con la ayuda de leyes nuevas, de las que yo era autor, volví a poner en vigor muchas costumbres de nuestros antepasados, que ya habian caido en desuso en estos tiempos, y yo mismo procuré transmitir a mis descendientes ejemplos de muchas cosas dignos de ser imitados.

Por ello, os digo lo que a mis amigos en mi lecho de muerte (en Suetonio: Augusto, 99): si habéis disfrutado con mi representación, no me neguéis vuestro aplauso...

S.T.T.L
 

06/05/2014

IMITACIÓN DE CRÁTERA DE CAMPANA/CÁLIZ (TOSSAL DE MANISES, Alicante). Exposición permanente del marq

Escrito a las 11:49

Comentarios: 0

IMITACIÓN DE CRÁTERA DE CAMPANA/CÁLIZ (TOSSAL DE MANISES, Alicante). Exposición permanente del marq

Imitación ibérica de crátera
Alt.: 33 cm.; diám. base: 13’7 cm.; diám. borde: 27’5 cm.
Ibérico Pleno. Finales del siglo V a. C. - mediados del siglo IV a. C.
MARQ. Nº CS 11535.
Pieza inédita.
Hallada en contexto arqueológico de finales del siglo III a. C.
Tossal de Manises (Alicante)

Imitación de crátera griega con decoración geométrica de color rojo dis¬puesta en frisos horizontales y en tres de ellos el fondo es de pintura blan¬ca. Fue hallada en el Tossal de Manises, en 2000, en un nivel de incendio (U. E. 2389) datado a finales del siglo III a. C. Apareció fragmentada y tras su restauración se conserva el 85 % de su forma original.

La forma del vaso presenta dos partes bien diferenciadas que dibujan un perfil cóncavo-convexo: la superior de paredes curvadas de perfil exterior cóncavo y la inferior globular en la que nacen las asas opuestas de desarrollo vertical aunque ligeramente curvadas hacia el cuerpo del vaso. El pie es alto y acampanado, insinuándose molduras. La boca es ancha y exvasada. La pasta es beige-rosada con pequeños nódulos calcáreos y de color oscuro.

La decoración se desarrolla en una sucesión de frisos horizontales que se describen de arriba a abajo. El primer friso, bajo el borde, precedido de filetes horizontales, es una composición sobre fondo de engobe blanco compuesto por doble línea quebrada paralela. En el vértice inferior de la línea superior se desarrolla un roleo. En el espacio triangular delimitado por la línea inferior, aparecen unas figuras rectangulares con los extremos en disposición vertical y remate en voluta hacia el interior. De la base de alguna de estas figuras penden líneas verticales. En el centro de su borde superior hay también un grueso filete ondulado, más fino hacia el extremo superior del vértice, formado por la línea quebrada inferior. El siguiente friso se compone de una sucesión de cuartos de círculo suspendidos en una banda ancha. Bajo esta figura hay otra banda de color blanco sobre la que se dibujó una serie de semicircunferencias secantes entre sí suspendidas de una faja. A continuación cuatro líneas paralelas en la inferior de las cuales quedan suspendidos segmentos de cuarto de círculo en cuyo interior hay un arco de circunferencia El friso que ocupa la porción más ancha del vaso, o ecuador, está compuesto por una serie de “eses” horizontales dispuestas en columnas paralelas. En la parte inferior del vaso aparece un primer friso con cinco filetes paralelos, del último penden semicircunferencias secantes entre sí. A continuación otro grupo de siete líneas horizontales con series de segmentos de cuarto de círculo con arcos en su interior. Al final, decoración idéntica a la anterior, pero con sólo cuatro filetes. Las asas muestran decoración de líneas paralelas mientras que el pie está desprovisto de ornamentos.

La forma por una parte recuerda las cráteras de campana, aunque algunos detalles la acercan al modelo de crátera de cáliz. La crátera de campana ática se caracteriza por un suave perfil en S continuo con panza marcada y las asas se sitúan cerca de la boca, mientras que la crátera de cáliz griega presenta un suave perfil con una ligera convexidad en el tercio inferior de la pared, ancha boca exvasada, pie alto moldurado y asas casi verticales bajas. La crátera ibérica del Tossal de Manises creemos que es una interpretación híbrida de los dos tipos de crátera en la que se conjuga un perfil algo deformado, de las de campana y una posición de asas más propia de las de cáliz.

En cuanto al modelo, las cráteras de campana se fabrican a partir de finales del siglo VI a. C. En la Península Ibérica es el tipo más frecuente. Se atestigua en numerosos yacimientos de la Contestania (Illeta dels Banyets, Cabezo Lucero, La Albufereta) manifestándose su uso como contenedor de las cenizas del difunto (Cabezo Lucero). En Ampurias supone el 10’02 % del total de la cerámica de figuras negras. Las cráteras de cáliz griegas se comienzan a fabricar en Atenas a mediados del siglo VI a. C. y se dice fue inventada por el pintor Exequias. Pese a ser abundante en Atenas y numerosas zonas del Mediterráneo, este tipo de cráteras son extremadamente raras en la Península Ibérica. Sólo se conocen fragmentos en Ampurias (donde supone el 1’08 % del total de cerámica de figuras rojas), Ullastret y Cástulo. En las tierras valencianas únicamente se ha clasificado un trozo de pie en la Illeta dels Banyets de El Campello.

En cuanto a las imitaciones de crátera, de cáliz sólo se ha registrado un único ejemplar. Se trata de una pieza proveniente del poblado de Bolbax (Murcia), conocido a partir de una fotografía que revela una copia bastante fiel al modelo griego, según V. Page. Sin embargo, creemos posible que una de las imitaciones andaluzas de crátera de campana estudiadas por J. Pereira procedente de Ceal sea en realidad una interpretación de crátera de cáliz. Se imitan mucho más las cráteras de campana en el SE o “Contestania extensa” y también suelen seguir de cerca la forma de las importadas griegas. Sin embargo, en esta zona las cráteras que más se imitan son las de columnas (habiendo pocos ejemplares originales) pero con una mayor variedad de interpretaciones.

Ahora bien, el paralelo más próximo a la pieza que presentamos se halló en la necrópolis de Santa Mónica en Cartago en fecha desconocida (pero antes de 1913) y actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Ar¬queología de Byrsa en Túnez. Se trata de una imitación ibérica de crátera muy semejante a la del Tossal, diferenciándose formalmente en que el pie es más alto, abierto y con molduras mejor marcadas, y en que las asas son más rectas y separadas del cuerpo. La decoración, que ocupa todo el vaso, incluido en pie y el interior de la boca, es una sucesión de frisos de filetes, pequeños cuartos de círculo concéntricos alternados con melenas y un friso, en la parte inferior del vaso de semicírculos concéntricos. La crátera fue publicada por P. Paris en 1913 quien opina, frente a Siret, que la con¬sideraba cartaginesa, que es una pieza excepcional de producción ibérica importada de España, imitación de una crátera griega. Mencionada por P. Bosch Gimpera en su obra sobre la cerámica ibérica de 1915, a principios de los años 60 del siglo XX, M. Astruc vuelve sobre la pieza y la considera una crátera caliciforme paralelizando su decoración con numerosos vasos de La Albufereta de Alicante. Previamente, A. García y Bellido la menciona en un artículo en el que hace relación a la presencia de la cerámica ibérica en el Mediterráneo Occidental. La necrópolis de Santa Mónica se fecha entre fines del siglo V y mediados del siglo II a. C., pero desgraciadamente no se conoce el contexto arqueológico en que apareció la imitación.

La decoración geométrica del recipiente del Tossal de Manises es muy simple y característica de las producciones de los siglos V y IV a. C. aunque el friso superior, bajo la boca, es excepcional. Se trata sin duda de una interpretación de una guirnalda vegetal. Las líneas quebradas, los roleos y las figuras que penden de los vértices, son esquematismo de las guirnaldas o decoraciones vegetales (parras, hojas de olivo, de laurel, palmetas), que adornan los frisos superiores de las cráteras áticas de cáliz y campana. Sería por tanto una aproximación decorativa al modelo griego, un rasgo que comparte con una imitación de crátera de campana estudiada por M. J. Conde, en la que el friso más alto presenta motivos ramiformes estilizados. Para la autora sería una de las tempranas decoraciones vegetales de la cerámica ibérica, dentro del siglo IV a. C. Sin embargo, la utilización en el vaso del Tossal de Manises de pintura blanca como fondo de algunos frisos, situaría la pieza dentro de la segunda mitad del siglo V a. C., tal como se ha observado en la decoración cerámica con engobe blanco de algunos yacimientos ibéricos edetanos y contestanos.

En cuanto a la datación de su fabricación, la inexactitud de la reproducción del modelo o los modelos, la situaría en un momento avanzado del siglo IV a. C., fecha tardía que convendría a la presencia del friso superior de motivo vegetal; pero el fondo de pintura blanca la encuadraría mejor a finales del siglo V a. C. Por tanto, una fecha de finales del siglo V a. C. hasta mediados del siglo IV a. C. sería la propuesta más adecuada. Otro asunto es el del contexto arqueológico en que fue hallada la pieza. Como se ha indicado al principio, se encontraba en un estrato de destrucción, con evidentes signos de incendio que afectó a otras piezas. Entre el material de importación que permite datar este estrato destacan las campanienses A L. 23, 36 y 68. En unidades equivalentes se documentan también ánforas T-8.1.3.1, T-8.1.3.2, T-5.2.3.1 (las más abundantes), MGS VI, y monedas cartaginesas entre el 221-206. Así pues, como hemos publicado en otros lugares, este nivel de destrucción en el que se halló la imitación se dataría a finales del siglo III a. C. y sería consecuencia de un episodio violento relacionado con la Segunda Guerra Púnica. Si tenemos en cuenta que el vaso apareció roto pero que estaría completo en el momento de amortización, podemos pensar que se utilizó hasta finales del siglo III a. C., es decir, una perduración como mínimo de más de un siglo. Un hecho no infrecuente, ya que por ejemplo en el Puntal dels Llops (fortín edetano), hay piezas de barniz negro ático de finales del siglo V a. C. y el IV a. C. que estarían en uso hasta el final del establecimiento a inicios del siglo II a. C.

En relación a la historia del Tossal de Manises, la imitación de crátera no indicaría un periodo de habitación antigua de este lugar. Pensamos que la pieza pudo fabricarse en otro lugar de la geografía ibérica, incluso de las inmediaciones, e incorporarse a la vida del poblado en la segunda mitad del siglo III a. C., momento en el que tenemos constatada la creación de un espacio de habitación destinado al control del territorio por iniciativa púnica (o marcada influencia) de época bárquida.

En conclusión, estamos ante un vaso de excepcional importancia. Por una parte su rareza en cuanto a su forma inédita, los prototipos imitados y su in¬terpretación indígena y, por otra, por el único ejemplar similar que hemos de encontrar por ahora en Cartago. En torno a este aspecto, ¿es casualidad o reafirma las sólidas conexiones con el mundo púnico del Tossal de Manises que desde hace años hemos venido indicando?. Y también, ¿el ejemplar de Santa Mónica pudo haberse exportado desde la Contestania?. En este sentido se puede indicar que el vaso ibérico con decoración más semejante a la de la pieza de Cartago pertenece a la necrópolis de La Albufereta. Se trata de una gran botella (CS 6870) hallada en las excavaciones de los años 30 del siglo pasado pero de la que se desconoce el contexto arqueológico preciso. Los fragmentos conservados permiten indicar que todo el cuerpo estaría pintado en una sucesión horizontal de fajas de cuartos de círculo, semicírculos, cabelleras, y semicírculos enlazados formando ondas.

Texto: OLCINA DOMÉNECH, M. (2009): “Imitación de crátera de campana/cáliz”. En OLCINA DOMÉNECH, M. y RAMÓN SÁNCHEZ, J. J.(eds.) Huellas Griegas en la Contestania Ibérica, Catálogo de la exposición temporal del MARQ, pp108-110.

Imagen: Archivo MARQ

Imitación ibérica de crátera griega hallada en la necrópolis púnica de Santa Mónica (Cartago, Túnez).
Imagen cedida por el Institut National du Patrimoine, Túnez.
Alt. 37,5 cm.; diám. borde: 33 cm.; diám. base: 17 cm.
OLCINA DOMÉNECH, M. (2009): “Imitación de crátera de campana/cáliz”. En OLCINA DOMÉNECH, M. y RAMÓN SÁNCHEZ, J. J.(eds.) Huellas Griegas en la Contestania Ibérica, Catálogo de la exposición temporal del MARQ, p.110.


CRÁTERA DE NIÓBIDES
CRÁTERA DE CÁLIZ de cerámica ática de figuras rojas conocida como
Departmento de Antigüedades griegas, etruscas y romanas
Atribuida al Pintor Nióbides
Circa 460-450 aC
Orvieto, Italia
Adquirida por el Museo del Louvre (Paris, Francia) en 1883


CRÁTERA DEL SACRIFICIO
CRÁTERA DE CAMPANA de cerámica ática de figuras rojas
Necrópolis de Poble Nou, sector Quintana 02 (UE17)
425-320 a.C.
Vilamuseu (La Vila Joiosa, Alicante) 
 

29/04/2014

LUCERNA DEL PORTUS ILICITANUS (SANTA POLA). Exposicion permanente del marq

Escrito a las 11:31

Comentarios: 0

LUCERNA DEL PORTUS ILICITANUS (SANTA POLA). Exposicion permanente del marq

Lucerna es el nombre que recibían en época romana los candiles de aceite cuya función era la de alumbrar. Estaban provistos de un depósito para el combustible y un orificio de iluminación que comunicaba con el depósito y en el que se colocaba la mecha. Si bien existen ejemplares realizados en bronce, lo más habitual es encontrarlos en cerámica.

Los candiles de época romana son, iconográficamente, muy llamativos. Inicialmente fueron producciones artesanales realizadas a torno que tomaron como modelo las piezas fabricadas en Grecia, pero desde el siglo II a. C. comenzaron a producirse de manera masiva gracias al empleo de moldes.

Las lucernas experimentaron una evolución de tipos y decoraciones a lo largo del tiempo. Los primeros ejemplares apenas presentan ornamentación, pero una vez generalizado el empleo de moldes, se popularizaron variedad de temas decorativos. Esta tendencia cristalizó en época altoimperial con la eclosión decorativa de las lucernas de volutas sobre las que se representan gran variedad de temas: gladiatorios, eróticos, faunísticos, mitológicos… Paulatinamente las lucernas de volutas son sustituidas por las llamadas de disco, con menor calidad técnica y decorativa. En época bajoimperial y tardorromana hacen presencia en el mercado las producciones norteafricanas, también conocidas como cristianas porque muchas de ellas presentan decoraciones con motivos de esta iconografía y que testimonian la expansión de la nueva doctrina por el mundo romano.

Se comercializaron como carga secundaria del comercio marítimo y fluvial, más económico y rápido que el terrestre. La carga principal de los barcos estaba formada por productos básicos como vino, aceite y cereales y en los espacios libres se disponían objetos de menor tamaño.

En algunas ocasiones presentan una firma o marca en la base. Esta firma se ha interpretado como la del alfarero o bien, la del propietario del taller. A través del estudio de las marcas se pueden conocer y rastrear talleres y familias que se dedicaban a la producción de lucernas.

Además de su función básica de iluminar también han sido objeto de regalo puesto que se han encontrado piezas con dedicatorias.

Un producto vinculado a la lucerna es el aceite que se emplearía como combustible. Es probable que se usara el de más baja calidad aunque tampoco se descarta el uso de otro tipo de grasas. Las mechas se elaborarían con fibras vegetales como el lino hilado y el papiro.

Las lucernas no desaparecen con el mundo romano sino que evolucionan con el paso de los siglos cambiando en su forma y decoración, perdurando hasta, prácticamente, hace unas décadas en que se utilizaban los candiles metálicos.

Elisa Ruiz Segura

Texto y documentación gráfica: Anna GARCÍA BARRACHINA. Lucernas romanas. Luz de aceite. Exposición temporal del MARQ. 2010

Imagen: Archivo MARQ

Ficha Técnica/Fact sheet

LUCERNA
Portus Ilicitanus (Santa Pola, Alicante)
Cerámica a molde
h: 11,8 cm; a: 8,4 cm; e: 2,8 cm
Cultura romana
Siglo I d.C.

Lucerna (lámpara de aceite) con margo separado del disco por una estrecha zona moldurada, presenta volutas alargadas y piquera de acabado triangular.

Decoración: a la izquierda del campo aparece un viejo pastor barbado, ligeramente inclinado hacia delante y apoyado en un bastón. Viste túnica corta cubierta en su parte posterior por una piel de animal anudada al cuello. A la derecha del mismo pace un rebaño de cabras y ovejas, dos de ellas intentan alcanzar las hojas del árbol que completa la escena y en donde aparece un pájaro vigilando el nido con la cría.

La lámpara proviene del taller de ROMANENSIS, en la Campania, y corresponde al tipo Bailey IA. El tema constata el gusto por lo idílico y bucólico de influencia alejandrina en época de los emperadores julio-claudios, fomentado por el arraigo popular que alcanzaron personajes literarios como los pastores Titurus de las Bucólicas de Virgilio y Faustulus relacionado con el mito de la fundación de Roma.


OIL LAMP
Portus Ilicitanus (Santa Pola, Alicante)
Mould made pottery
h: 2.8 cm; l: 11.8 cm; w: 8.4 cm
Roman
1st century AD

Oil lamp (lucerna) with the margo (rim) separated from the discus by a narrow strip of decorative moulding. The lamp has long volutes and a triangular tipped nozzle.

The discus is decorated, on the left hand side with an old bearded shepherd, leaning slightly forwards and supported by a cane. He is dressed in a short tunic, with an animal skin knotted at the neck, covering his back. To the right of the man is a flock of goats and sheep grazing, and two of them are trying to reach the leaves of a tree, where there is a bird watching over a nest with young.

The lamp comes from the Campanian workshop of ROMANENSIS and corresponds to the type Bailey IA. The decorative theme is evidence for the popularity of idyllic and pastoral scenes of an Alexandrian influence during the period of the Julio-Claudian Emperors. This was also reflected by the popularity of literary shepherd characters such as Tityrus from Virgil’s Bucolics and Faustulus, from the myth of the foundation of Rome.

C.S.: 4802
BAILEY, D.M., 1980.
CARRETERO VAQUERO, S., 1989
Inédita.

Bibliografía:
GÓMEZ MARTÍNEZ, M.I., 2007, en Guía-Catálogo del Museo Arqueológico de Alicante, AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.) Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante.
GÓMEZ MARTÍNEZ, M.I., 2007, in Catalogue-Guide of the Archaeological Museum of Alicante, AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.) Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante. Daniel MILES (Translator)
 

22/04/2014

MARQ. YACIMIENTOS Y SITIOS ARQUEOLÓGICOS

Escrito a las 13:14

Comentarios: 0

MARQ. YACIMIENTOS Y SITIOS ARQUEOLÓGICOS

El 18 de abril, a iniciativa del Consejo Internacional de los Monumentos y Sitios (ICOMOS), se ha conmemorado el DÍA INTERNACIONAL MONUMENTOS Y SITIOS, que este año se celebraba bajo el lema "Conmemoración del Patrimonio". El MARQ ha establecido una serie de actividades que se iniciaron este día y continuarán el próximo fin de semana

El MARQ gestiona yacimientos arqueológicos (Tossal de Manises/Lucentum en Alicante y La Illeta dels Banyets en Campello) y museos de sitio (el Santuario neolítico de Pla de Petracos, en Castell de Castells y La Torre islámica de Almudaina), destinando recursos técnicos y humanos para su conservación, protección, investigación, apertura al público y divulgación.

El tema de este año -Conmemoración del Patrimonio- ofrece una oportunidad para poner de relieve como estos restos arqueológicos monumentales poseen una significación histórica y cultural específica. Los monumentos o sitios, incluyendo su imbricación y presencia en los territorios, contribuyen, por su autenticidad e integridad, a la divulgación, conmemoración y transmisión del legado histórico y sus valores.

Buen ejemplo de ello es Lucentum (Tossal de Manises, Alicante), una ciudad portuaria romana establecida en el paraje de La Albufereta, cuyo topónimo dio origen al actual nombre de Alicante

La ciudad romana de Lucentum recibe de Octavio Augusto, entre el 27 y el 24 a. C., el estatuto municipal, un hecho especialmente relevante este año 2014, ya que el próximo 19 de agosto se cumple el Bimilenario de la muerte del Emperador Augusto, a quien Occidente debe el definitivo impulso institucional político, económico, religioso y social que conforma la base de nuestro legado cultural: el Imperio Romano. Lucentum Ilici fueron las ciudades desde las que Roma desarrolló su plan imperial en tierras de la actual provincia de Alicante.

 

EL TOSSAL DE MANISES/LUCENTUM, es un yacimiento vinculado al Museo desde su fundación en 1932. Los materiales procedentes de las excavaciones que en él practicaran Figueras Pacheco y Lafuente Vidal, constituyeron la base de la colección del Museo Arqueológico. Declarado Monumento Histórico-Artístico en 1961, ha deparado un importante enclave de la II Guerra púnica y una ciudad romana monumental. En 1992, ante la ruina y abandono de los restos, la Diputación Provincial (a través del Museo y el Área de Arquitectura) apostó por la ejecución de un proyecto de “Consolidación Urgente” del yacimiento para su preservación y apertura al público, que se produjo en 1998. Un dificultoso proyecto, pionero en la valorización de un yacimiento arqueológico en Alicante, que apenas podía recurrir a otros ejemplos de intervención en yacimientos arqueológicos con similar envergadura.
El pasado mes de octubre de 2013, el Pleno de la Diputación Provincial de Alicante acordó solicitar al Estado la cesión gratuita de la propiedad del Tossal de Manises, expresando su intención de asumir, de forma permanente la gestión, custodia y conservación del parque arqueológico, unos cometidos que ya realiza a través del MARQ y del Área de Arquitectura. La asunción de la titularidad facilitaría los trámites para continuar la labor que realiza el MARQ con objeto de incrementar el patrimonio arqueológico provincial (mediante la realización periódica de excavaciones arqueológicas), difundir sus contenidos y mejorar las instalaciones para la accesibilidad del público visitante.
http://www.marqalicante.com/Paginas/es/Tossal-de-Manises-P20-M10.html

LA ILLETA DELS BANYETS es uno de los yacimientos arqueológicos alicantinos conocidos y excavados desde hace más tiempo. El yacimiento, que tiene ocupaciones de la Edad del Cobre, la Edad del Bronce, Época ibérica y Época romana, es un Bien de Interés Cultural que, deteriorado tras años de abandono y desprotección, fue adquirido en 1999 por la Diputación Provincial de Alicante. En 2000 se dio inicio a los primeros trabajos de consolidación e investigación arqueológica del yacimiento, lo que permitió su musealización y apertura al público en 2004.
El pasado año 2012, se elevó a la Conselleria d'Educació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana un Proyecto para definir La Illeta dels Banyets como un Paisaje Cultural, con objeto de que asumiera e impulsara la candidatura al Plan Nacional del Paisaje Cultural.
El proyecto contempla el paraje de la Illeta dels Banyets, un paisaje antropizado que reúne, en muy poco espacio, dos BIC’s – el yacimiento arqueológico de la Illeta y la Torre vigía renacentista – y un Bien de Interés Local – el entorno de la Illeta con los alfares ibéricos – además de otros elementos históricos como la necrópolis argárica que se extiende bajo el parking de la Guardia Civil, y un aljibe que, en documentos del siglo XIX, aparece vinculado a la Torre.
http://www.marqalicante.com/Paginas/es/Illeta-dels-banyets-P21-M10.html

El SANTUARIO NEOLÍTICO DEL PLA DE PETRACOS es un Bien de Interés Cultural y Patrimonio de la Humanidad. La Diputación Provincial de Alicante contribuye, desde marzo de 1998, a la protección de las manifestaciones artísticas y a fomentar su conocimiento, con la mejora del acceso al conjunto y de sus elementos de divulgación, instalando paneles explicativos. Un conjunto de abrigos y una cueva en la margen izquierda del Barranc de Malafí, entre el mar y las sierras de Aitana, Mariola y Benicadell, sirvieron de soporte a representaciones humanas esquematizadas, acompañadas de trazos y puntos, que fueron pintados en un intenso color rojo, un tipo de representación artística característico del Neolítico de las comarcas centro-meridionales de la Comunidad Valenciana, único en el Neolítico europeo, el Arte Macroesquemático, y que en el Pla de Petracos tiene su mejor exponente. Los campesinos neolíticos marcaron su territorio con este santuario al aire libre, que seguramente servía como punto de reunión de la comunidad.
http://www.marqalicante.com/Paginas/es/Santuario-de-Pla-de-Petracos-P6-M10.html

La TORRE DE ALMUDAINA Almudaina es un Bien de Interés Cultural, que fue adquirido por la Diputación Provincial de Alicante, en 1999, para su restauración y valorización, encomendando su gestión al MARQ. La intervención realizada en la torre y su entorno permitieron su apertura al público y la habilitación del interior como espacio museográfico, desarrollando un discurso expositivo sobre la historia de la torre, su construcción y la historia de Almudaina.
Almudaina es una población del interior de la provincia de Alicante, en la comarca del Comtat. La torre, que destaca en el paisaje convertida en una seña de identidad de la población, formaba parte del recinto fortificado (cortig) de una pequeña alquería islámica, conocida como ‘al-Mudayyina’: la ciudadela, nombre del que procede el actual topónimo.
http://www.marqalicante.com/Paginas/es/TORRE-DE-ALMUDAINA-P374-M10.html


Elisa Ruiz Segura

Imagen MARQ: Reconstrucción de la ciudad romana de Lucentum y Augusto de Prima Porta (Museo Chiaramonti, Vaticano, Roma)
 

15/04/2014

CRATERA DE COLUMNAS (GUARDAMAR DEL SEGURA).Exposicion permanente del marq

Escrito a las 12:33

Comentarios: 0

CRATERA DE COLUMNAS (GUARDAMAR DEL SEGURA).Exposicion permanente del marq

CRATERA DE COLUMNAS
Necrópolis de El Cabezo Lucero (Guardamar del Segura)
Cerámica
h: 34’5cm; a: 29’5 cm
Ibérico
460-450 a.C.

Crátera de columnas de cerámica ática del estilo de figuras rojas. Obra del Pintor de Florencia. Restaurada. El interior del pie y la superficie de reposo están en reserva. La parte superior del labio está decorada con capullos de loto y el borde exterior con una guirnalda de hojas de hiedra. Sobre el cuello, una guirnalda de capullos de loto estilizados. Las escenas están enmarcadas lateralmente por dos líneas de puntos separadas por líneas verticales y en la parte superior por un friso de lengüetas.

En la cara A (principal) se representa una escena de encuentro con cuatro personajes, todos ellos vestidos con himation. A la izquierda, un joven de perfil hacia la derecha sosteniendo un bastón en la mano izquierda. En el centro, dos jóvenes enfrentados. El de la izquierda sostiene un escifo con la mano derecha y el de la derecha presenta un bastón en la mano derecha. Detrás, otro joven en idéntica actitud. De la cara B (secundaria) sólo se conserva la parte superior de la cabeza de dos personajes de perfil.

Las cráteras se usaron en Atenas en el ámbito del banquete para mezclar agua y vino. En el mundo ibérico aparecen tanto en poblados como en necrópolis, donde forman parte del ajuar funerario, aunque en Andalucía oriental se utilizan como urna cineraria, uso que en la Contestania sólo se documenta en una tumba de El Cabezo Lucero. El autor al que se atribuye esta pieza, el Pintor de Florencia, pertenece al período clásico inicial, al denominado por J.D. Beazley “Grupo de Boreas-Florencia”, constituido por pintores que decoran cráteras de columnas de segunda categoría.


COLUMN KRATER
Cemetery of El Cabezo Lucero (Guardamar del Segura)
Pottery
h: 34.5cm; w: 29.5 cm
Iberian
460-450 BC.

Restored attic red fi gured Column krater by the Florence painter. The inside of the foot and surface of the base are not glazed. The upper surface of the rim is decorated with lotus buds and the outer edge with a garland of ivy leaves. The neck is decorated with a garland of stylized lotus buds. The decorative scenes are framed laterally by two lines of dots separated by vertical lines, and in the upper part by a frieze of languettes (tongues).

The main side (A) is decorated with a scene of four people, all of whom are dressed in himation. On the left, there is a young man in profi le, facing right and holding a stick in his left hand. In the centre, two young men are facing each other. The one on the left holds a skyphos cup in his right hand and the one on the right holds a cane in his right hand. Behind them is another young man in an identical pose. On the other side (B) only the upper part of the heads of two people in profi le survive.

Kraters were used in Athens during banquets to mix wine and water. In the Iberian world they appear just as much in settlement sites as they do in cemeteries, where they made up part of the grave goods. In eastern Andalucia they were used as cremation urns, but this use has only been recorded in one grave from El Cabezo Lucero. The artist of this krater, the Painter of Florence, was from the early classical period, named by J.D. Beazley as the “Boreas-Florence Group”, which consisted of painters who decorated Column kraters of the second category.
 

Imagen: Archivo MARQ

Bibliografía:

GARCÍA MARTÍN, J. M., 2007, en Guía-Catálogo del Museo Arqueológico de Alicante, AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.), . Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante.

GARCÍA MARTÍN, J. M., 2007, in Catalogue-Guide of the Archaeological Museum of Alicante, AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.), . Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante. Daniel MILES (Translator)

08/04/2014

TORQUES DEL TESORO DE LA MARINA ALTA (DENIA). Exposicion permanente del marq

Escrito a las 13:53

Comentarios: 0

TORQUES DEL TESORO DE LA MARINA ALTA (DENIA). Exposicion permanente del marq

Tres torques, junto a un colgante, fabricados en oro, fueron descubiertos de forma casual en el yacimiento del Pic de l’Aguila (Denia, Alicante) en 1999. El Tesoro de la Marina Alta, datado en época Ibérica, entre los siglos V-II a. C., se encuentra actualmente en el MARQ.

El torques es un collar rígido y metálico (oro, bronce, plata o hierro) que se lleva al cuello y aparecen en Europa en la Edad del Cobre. Adorno de privilegio de dioses o de personajes destacados de la comunidad, lingote u ofrenda votiva, joya masculina o típicamente femenina..., su significación y simbología varió a lo largo de los tiempos y entre las distintas poblaciones que los usaron.

En Europa, a lo largo del s. III a.C., los torques dejan progresivamente de aparecer en los ajuares funerarios y parecen reservarse para los dioses, especialmente para las deidades masculinas. En la Península, los torques que aparecen en el área de la Cultura Ibérica, eran utilizados por hombres y mujeres indistintamente, como se puede observar en la estatuaria ibérica antigua en bronce y piedra. Pero la investigación se debate ante su significado: adornos de personajes notables que poseían el privilegio de hacer ofrendas votivas en los santuarios o símbolos de la condición sacerdotal, masculina y femenina.

A. Perea y C. Aranegui proponen que el Tesoro de la Marina Alta se corresponde con un ajuar estandarizado de la aristocracia femenina ibérica, dada la idéntica factura de los torques, interpretando el lote como la dote de una joven novia ibera depositado, como ofrenda votiva, en el s. V a. C.

Sin entrar en la funcionalidad del hallazgo ni discutir esta interpretación, M. H. Olcina, analizando su procedencia, propone una ocultación en una zona de habitación, durante las guerras civiles romanas entre Sila y Sertorio, entre el 80 y el 73 a.C., aunque las joyas puedan ser más antiguas y haber sido ocultadas tiempo después.

En los primeros años del s. I a.C., el Dictator Sila asume los plenos poderes en una Roma devastada por una crisis general. El Estado romano, dominado por los aristócratas, enfrentaba una profunda corrupción de la administración, graves dificultades económicas en las capas populares y revueltas armadas de esclavos en Campania y en Sicilia. La difícil situación se había agravado por el coste de las campañas contra incursiones bárbaras y las guerras contra Lusitanos y Celtíberos en Hispania, acabando por desmoralizar al Ejército.

Sila mantiene el dominio aristocrático y sus opositores se unen en torno a la figura de Sertorio, para arrebatarle el poder. Una rebelión que se iniciaría en Hispania y que tendría uno de los escenarios bélicos en el mar, hasta su derrota por Pompeyo. De ahí la importancia del control de la ruta entre el Mediterráneo Central y Cartago Nova. En la costa norte alicantina se inserta una serie de establecimientos, castella o fortificaciones, en elevaciones costeras entre Tossal de Manises/Lucentum y Denia/Dianium. Una red que garantiza puertos de aguada, aprovisionamiento desde los poblados ibéricos del interior, abastecimiento de sal en las salinas litorales, y la estabilidad de escalas en la ruta de navegación entre Cartagena, Denia e Ibiza.

En estos momentos se construye la primera ciudad amurallada romana en el Tossal de Manises/Lucentum, se instala el campamento militar romano de La Vila Joiosa, y fortines como Pic de l’Aguila o Segaria defienden la base de la escuadra naval sertoriana en Denia.

Pic de l’Aguila es un enclave costero fortificado, situado en el extremo occidental del Montgó, una elevada montaña en la costa de Denia y un hito geográfico por mar y tierra del norte de la provincia de Alicante. Su carácter de fortín o castellum costero, para la protección del puerto de Denia, lo evidencian sus tres líneas de potentes murallas y la aparición de abundantes elementos de armamento militar (lanzas, proyectiles, elementos de cascos, etc...). Un repertorio que también ilustra sobre los terribles momentos que debieron sufrir sus habitantes a causa de la guerra, y que los inducirían a la ocultación de este tesoro.

Elisa Ruiz Segura

Imagen: Archivo MARQ
Caldero de Gundestrup-detalle (siglo II-I a.C.) Gundestrup (Jutlandia, Dinamarca)
Dama sedente (ss. III-III a.C.) y Pareja de oferentes (s. II a.C.) del Cerro de los Santos (Albacete)

Bibliografía:
DELIBES DE CASTRO, G, 2002: “Los torques de la Península Ibérica”, en Torques. Belleza y Poder, Barril, M. y Romero, A. (dir.), Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Secretaría General Técnica. ISBN: 84-396-3604-3, pp. 59-68.

OLCINA DOMÈNECH, M. H. -SOLER DÍAZ, J. A., 2002: Tesoro de la Marina Alta, en Torques. Belleza y Poder, Barril, M. y Romero, A. (dir.), pp. 281-282.

PEREA, A. y ARANEGUI, C., 2000: Argantonio rey de Tartessos: Villena y La Marina. Dos depósitos de joyas relacionados con la Cultura Tartésica. El  marco de la Historia. Alicante, p. 24.

SALA, F.-BAYO, S.-MORATALLA, J., 2013: “Dianium, Sertorio y los piratas cilicios. Conquista y romanización de la Contestania ibérica”, en Piratería y seguridad marítima en el Mediterráneo antiguo, Alfonso Álvarez-Ossorio Rivas, Eduardo Ferrer Albelda, Enrique García Vargas (coords.). Sevilla: Universidad de Sevilla, Secretariado de Publicaciones, 2013. ISBN 978-84-472-1531-7, pp. 187-209. 
 


 

Ficha Técnica/Fact sheet

TESORO DE LA MARINA ALTA
Pic de l’Àguila (Denia).
Oro
Torques:
h: 13 cm; a: 10’2 cm
h: 13’1cm; a: 10’6 cm
h: 12’2 cm; a: 10’5 cm
Colgante:
h:1’6 cm; a:1’8 cm
Ibérico
Siglos V-II a. C.

Se trata de un conjunto áureo de 3 torques o gargantillas y un colgante. Los primeros son barritas que presentan una sección circular cuyo grosor decrece hacia los extremos formando un hilo que en los cabos se retuerce para conseguir el enganche de ambos. En la parte inferior forman bucle con dos cuentas esféricas (aplastadas en uno de ellos) ensartadas a cada lado en dos de los torques. En el tercero el bucle está decorado con un reticulado y triángulos de líneas incisas y de él pende un colgante que se hizo a partir de una lámina de oro recortada simétricamente en forma de dos círculos unidos por una tira con decoración estriada que se dobló en el bucle uniéndose los círculos sobre los que se imprimió una decoración de rosetas.

El colgante aislado tiene forma de flor de loto esquematizada. Cada una de las dos caras presenta decoración de filigrana y círculos de hilo de oro. La joya quedaría suspendida mediante la doble anilla unida por hilo de cinta que corona la pieza. Debajo de cada voluta están soldadas dos anillas de las que penden otros pequeños colgantes en forma de granada y de otra anilla en el vértice inferior pendería otro elemento hoy perdido.

Recientemente las cuatro piezas que componen el hallazgo han sido analizadas por un equipo de la Universidad de Valencia que ha determinado una aleación compuesta por un alto porcentaje de oro, superior al 90 %, plata y cobre.

El conjunto de joyas estaba dentro de un muro de mampostería del yacimiento lo cual indica que se trata de una ocultación. Recientes investigaciones consideran que el Pic de l’Àguila fue un fortín erigido para el control y defensa de Dianium y su territorio durante las guerras sertorianas (80-73 a. C.) puesto que varios autores clásicos (Cicerón, Salustio, Estrabón) mencionan que esta ciudad es la base naval de Sertorio y uno de sus últimos enclaves peninsulares. Por ello, quizá algún acontecimiento relacionado con la contienda civil obligó a esconder este tesorillo que no se volvió a recuperar hasta más de dos mil años después.

Las joyas pueden ser más antiguas, como indican A. Perea y C. Aranegui aunque uno de los paralelos para estas piezas lo encontramos en el conjunto de collares de Santana da Carnota, en Portugal que presentan una decoración semejante al que adorna uno de los torques, y además fueron también ocultados en el mismo momento histórico.

THE MARINA ALTA TREASUE
Pic de l’Àguila (Denia).
Gold
Torcs:
l: 13 cm; w: 10.2 cm
l: 13.1cm; w: 10.6 cm
l: 12’2 cm; w: 10.5 cm
Pendant:
l: 1.6 cm; w: 1.8 cm
Iberian
5th-2nd century BC.

Group of four gold objects; three torcs and a pendant. The torcs are bars of gold, with circular cross-sections, the thickness of which decreases towards the ends forming threads which are twisted to form the fastenings. In the lower part they form a loop and two of the torcs have two spherical beads attached either side of the loop (the beads on one of the torcs are squashed flat). On the third torc the loop is decorated with cross hatching and triangles of incised lines and from which hangs a pendant. This is made from a sheet of gold, cut back on all sides to form two circles decorated with impressed rosettes. The two sides are attached together by a thin strap, decorated with grooves, which is bent at the loop to link the two circles together.

The pendant is in the shape of a schematic lotus flower. Each side is decorated with gold filigree and circles of gold thread. The pendant would have been suspended by a double ring linked by a small piece on top of the pendant. Underneath the volutes there are two soldered rings from which hang other small pendants in the shape of pomegranates. Another ring at the bottom of the pendant would have had another piece hanging from it, but this is missing.

The four pieces of the treasure have been recently analysed by a team from the University of Valencia, who have determined that they are made of an alloy of a very high percentage of god (more than 90%), silver and copper.

The group of objects were found inside a masonry wall on the site, which indicates that they could have been hidden. Recent investigations have proposed that the Pic de l’Àguila site was a fortress erected to control and defend Dianium and its territory during the Sertorian wars (80-73 BC). This is because various classical writers, such as Cicero, Salustius and Strabo mentioned that the town was Sertorian’s naval base and one of his last enclaves on the Iberian Peninsula. Therefore, perhaps an event related to this struggle caused the treasure to be hidden and which would not reappear until more than two thousand years later.

A. Perea and C.Aranegui have proposed that the pieces of jewellery could be even older, however, parallels have been found in a collection of necklaces from Santana da Carnota in Portugal. These have very similar decoration to one of the torcs and were also hidden during the Sertorian wars.
 

OLCINA DOMÈNECH, M.H., 2007, en Guía-Catálogo del Museo Arqueológico de Alicante, AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.), . Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante.

OLCINA DOMÈNECH, M.H., 2007, in Catalogue-Guide of the Archaeological Museum of Alicante, AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.), . Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante. Daniel MILES (Translator)

01/04/2014

DAMA DE CABEZO LUCERO (GUARDAMAR). Exposicion permanente del marq

Escrito a las 09:55

Comentarios: 0

DAMA DE CABEZO LUCERO (GUARDAMAR). Exposicion permanente del marq

 

La Dama de Guardamar procede de una necrópolis ibérica, que forma parte, junto a un poblado del que se conservan viviendas, la puerta de acceso por el sur y un torreón, del conjunto arqueológico de Cabezo Lucero. Emplazado entre los municipios de Rojales y Guardamar del Segura, el conjunto ocupa las estribaciones noroccidentales del monte Moncayo, al borde de una suave ladera que hoy desciende hacia la margen derecha del rio Segura. Sin embargo, en la Antigüedad el paraje estaba constituido por una amplia albufera en la que verterían sus aguas los ríos Segura y Vinalopó, que la irían colmatando a lo largo de los siglos. El lugar concentra uno de los más destacados núcleos de poblamiento de la Contestania Ibérica en la provincia de Alicante, junto a los restos de la orilla opuesta: los poblados de El Oral y La Escuera, así como la necrópolis de El Molar (San Fulgencio). Un poco más al norte se localizan La Picola (Santa Pola) y La Alcudia de Elche.

La necrópolis de cremación de Cabezo Lucero, unos 200 m al sur del poblado, estaría en uso, aproximadamente, entre mediados del s. V y fines del s. IV a. C. Un muro, empalizada o foso limitarían su recinto, aunque no se conservan evidencias, y pese a mostrar una aparentemente desordenada disposición espacial, las sepulturas más antiguas se concentrarían en el extremo más meridional.

El elemento más destacado del “paisaje funerario” de este cementerio son las plataformas de piedra, que probablemente marcarían la distribución del espacio, al disponerse a su alrededor pasillos o calles para facilitar la visita de los familiares a las sepulturas de sus difuntos. Estas plataformas soportarían monumentos en forma de túmulos cuadrangulares o “grupos escultóricos”, en los que se plasmaron escenas simbólicas de carácter funerario (como se desprende del hallazgo de fragmentos escultóricos de animales -toros, leones, esfinges o grifos- y de elementos decorativos -molduras, palmetas...).

Estos monumentos funerarios se erigen para señalar los enterramientos de los personajes más destacados de la comunidad. La Dama de Guardamar podría haber pertenecido a uno de estos monumentos, y aparece destruida, un hecho que tuvo lugar ya en época ibérica, y que afecta a otras esculturas del yacimiento, que se fracturan y reutilizan en tumbas más modestas. Cambios sociales o, tal vez, en el ritual, podrían estar detrás de este fenómeno de iconoclastia, que rechaza la representación de las divinidades y la adoración de sus imágenes, y se manifiesta en todo el ámbito geográfico del mundo ibérico en esta época.

La Dama de Guardamar, realizada en piedra caliza, constituye una de las numerosas representaciones femeninas conocidas dentro de la Cultura Ibérica, debatiendo la investigación sise trata de imágenes de diosas o de personajes destacados dentro de la sociedad civil o religiosa. Son famosos ejemplos la Dama de Baza (Granada), las damas oferentes del Cerro de los Santos (Montealegre del Castillo, Albacete) o La Dama de Elche (Alicante). En pie, sedentes, o meros bustos, estas imágenes femeninas presentan elegantes ropajes y grandes joyas, símbolos de nobleza y prestigio. En la Cultura Ibérica las imágenes femeninas aparecen en soportes tan diversos como la escultura en piedra, una forma de expresión propia del sur del territorio de la Contestania Ibérica, la pintura vascular o la terracota.

La mujer ibera ostentó un importante papel, tanto en el ámbito privado, como madre y custodia del hogar, como público, con una activa participación en las ceremonias religiosas. Por otra parte, las divinidades femeninas gozan de numerosas atribuciones, muy repetidas por todo el Mediterráneo antiguo, desde protectoras de la agricultura hasta de la fecundidad femenina (la “diosa-madre” ancestral) y la muerte. En este sentido cabe destacar el uso especial como urnas cinerarias de algunas de estas esculturas, como sería el caso de las mencionadas “damas” de Baza y Elche, y quizás también del ejemplar de la necrópolis de Cabezo Lucero.


Elisa Ruiz Segura

Bibliografía:
VERDÚ PARRA, E. Y OLCINA DOMÈNECH, M. H., 2012: La Dama de Guardamar y la Necrópolis de Cabezo Lucero. Catálogo de la exposición temporal La Dama de Guardamar y la Necrópolis de Cabezo Lucero, celebrada en el MAG- Museo Arqueológico de Guardamar del Segura, 6 de julio-6 de octubre de 2012. Ayuntamiento de Guardamar del Segura. I.S.B.N.: 978-84-615-9410-X, DL: A 434-2012

Imagen: Dama de Guardamar y Damas de Elche, Baza y Cerro de los Santos. Archivo MARQ
Dama de Baza (Granada)
Dama oferente del Cerro de los Santos (Albacete)

Ficha Técnica/Fact sheet

DAMA DE CABEZO LUCERO
Necrópolis de Cabezo Lucero (Guardamar del Segura, Alicante)
Piedra arenisca
Alt.: 48,5 cm; long. máx.: 55 cm; anch. máx.: 30 cm
CL’87-AVII/E0; CS. 6108
Ibérico
Finales del siglo V a. C., inicios del siglo IV a. C.

Escultura reconstruida como un busto femenino en posición frontal.
A partir de los criterios de restauración que fueron elegidos en su momento para presentar esta nueva muestra de la escultura ibérica, podemos indicar que existen dos grupos de fragmentos que dan cuerpo a la restitución propuesta. Por una parte, la cabeza y arranque del cuello con los elementos de adorno y vestimenta que los cubren y embellecen y, por otra, la serie de collares que penden sobre el pecho. Ambas agrupaciones de trozos no llegan a tocarse por muy poco, aunque dada la similitud de la piedra, labra y lugar de hallazgo no se dudó de que todo era parte de la misma escultura.

De la cabeza la parte más dañada es el rostro. En el bloque hallado no quedaban prácticamente rasgos faciales. Sin embargo, se pudieron adherir fragmentos que dieron forma a algo más de la mitad de la cara, fundamentalmente el lado izquierdo. La frente es ligeramente inclinada, el ojo, muy perdido y remarcado con incisión, permite reconocer una confi guración almendrada. La nariz, a la que le falta la punta, se muestra recta y abre levemente a las aletas para definir unos amplios orificios nasales. La boca es ondulante y remarcada por labios carnosos. El mentón, algo prominente, enlaza con el arranque del cuello, que se sugiere no muy robusto. Está cubierta por un manto de apariencia pesado por el pliegue arqueado que corona la frente y con el que se abre desde los rodetes. El manto cubre un tocado, visible en la frente. Completa el aderezo superior un adorno, que aparece por debajo del borde del gorro, consistente en una serie continua de semicírculos. Se trata con toda probabilidad de una diadema. Los elementos más llamativos, que nos recuerdan inmediatamente a la “Dama de Elche” son los rodetes, aunque más esquemáticos que en aquélla, para albergar el cabello. Los originales probablemente estuvieran hechos con láminas de metal.

El otro conjunto que forma parte de la reconstrucción de la escultura reúne los fragmentos del pecho cubierto por collares. Un fino resalte en la parte superior indica el escote de la túnica, que sugiere forma redondeada. En dos de los collares penden medallones que representarían piezas de oro o plata en forma de lengüeta, ensartados por lo que serían cordones o aros metálicos. De los otros dos collares, cuyos modelos serían de pasta vítrea, el superior está constituido por cuentas en forma de oliva, esféricas y planas; el inferior muestra pares de cuentas discoidales entre las que se colocan otras en forma de tonelete.

La “Dama de Cabezo Lucero” fue destruida ya en época ibérica como otras esculturas del yacimiento, algunos fragmentos de las cuales se utilizaron como calzos para urnas cinerarias de alguna tumba. Este fenómeno “iconoclasta”, matizado en las últimas investigaciones, se ha detectado en otros cementerios y fue causado quizá por convulsiones sociales o cambios del ritual a finales del siglo V a. C. e inicios del siglo IV a. C. Independientemente de que se tratara originalmente de un busto, son innegables los rasgos que la emparentan con la más famosa de las esculturas ibéricas. Esto pone de relieve varias consideraciones. En primer lugar que la “Dama de Elche” no es un unicum sospechoso o claramente falso tal como afi rmaba hace algunos años un autor norteamericano. Que la escultura de Guardamar hubiera sido hallada en excavación arqueológica científica y en lugar próximo a la ilicitana son hechos suficientes para despejar cualquier duda sobre la antigüedad de ésta. La cercanía geográfica de ambas piezas, además de otros ejemplos que no son de tratamiento aquí, induce a pensar que existió en el área de las actuales comarcas del Bajo Vinalopó y Bajo Segura un círculo escultórico definido, que en definitiva sería una forma de expresión de un entorno cultural homogéneo, en el sur de la Contestania Ibérica.

DAMA DE CABEZO LUCERO
Cemetery of Cabezo Lucero (Guardamar del Segura, Alicante)
Sandstone
Ht.: 48.5 cm; max. length: 55 cm; max. width: 30 cm
CL’87-AVII/E0; CS. 6108
Iberian
End of the 5th century BC, beginning of the 4th century BC.

Reconstructed sculpture of a front facing female bust.
This new reconstruction of the Iberian Dame has been put together from two groups of fragmented pieces. One group consists of the head and part of the neck with elements of personal adornment and clothing, and the other is a series of necklaces which cover the chest. Neither group of fragments coincide, however given the similarity of the stone, the carving and the location of the finds, there is no doubt that the pieces come from the same sculpture.

The most damaged part of the head is the face. Practically no facial features survive however, it was possible to attach a number of small loose fragments to give form to more than half the face, mostly the left hand side. The forehead is slightly inclined and the eye (mostly lost) has been underscored with an incision and is almond shaped. The nose, the tip of which is missing, is straight and fl ares slightly at the sides, which defi nes wide nostrils. The mouth is uneven and is emphasised by full lips. The somewhat prominent jaw attaches to the beginning of the neck, which suggests that it was not very robust. The sculpture is covered by a robe, apparently quite heavy as there is a V-shaped fold on top of the head, and the robe is open from the hair coils down. The robe covers a headdress, visible on the forehead, and this upper decoration is completed by a piece of jewellery, which appears beneath the edge of the headdress. This is formed by a continuous series of semicircles and is most probably a diadem. The most striking features, which bring to mind straight away the “Dama de Elche”, are the large coils either side of the head to hold the hair, although these are more schematic than those of the Dama de Elche. The original coils were probably made out of sheets of metal.

The other group of fragments which form part of the reconstructed sculpture are pieces of the chest covered with necklaces. A slight projection in the upper part of the chest indicates the presence of the rounded neckline of a tunic. Medallions hang from two of the necklaces, which represent “languette” (tongue) shaped pieces of gold or silver, strung together by what would have been metal chains or hoops. The other two necklaces would have been made of glass paste. The upper one consists of beads in the shape of fl at and spherical olives, and the lower one, of pairs of discoidal beads between which are placed barrel-shaped beads.

Like other sculptures from the cemetery site, the “Dama de Cabezo Lucero” was destroyed in the Iberian period, and some of the pieces were used as wedges for cremation urns in graves. This “iconoclastic” phenomenon has been found in other cemeteries and was, according to the latest investigations, perhaps caused by social upheavals or changes in rituals at the end of the 5th and beginning of the 4th centuries.
Regardless of what the original use of the bust was, its characteristics are undeniably similar to those of the most famous of all Iberian sculptures, the “Dama de Elche”. This resolves a number of issues. Firstly, that the Dama de Elche is not a unique object nor is it a fake, as an American scholar suggested a few years ago. Secondly, that the sculpture from Guardamar was found in a scientific archaeological excavation and in a location not far from Elche, which should clear up any lingering doubts concerning the antiquity of this famous sculpture. The close geographic position of both Dames, as well as the existence of other examples of Dames (not examined here), have lead to the theory that there existed a defi ned group of sculptures in the area of the modern day regions of the Bajo Vinalopó and Bajo Segura. These Dames could be a form of expression which represent a homogenous cultural area, in the south of the Iberian Contestania region.

OLCINA DOMÈNECH, M.H., 2007, en AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.), Guía-Catálogo del Museo Arqueológico de Alicante. Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante.
OLCINA DOMÈNECH, M.H., 2007, in AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER, J.A. (Ed.), Catalogue-Guide of the Archaeological Museum of Alicante. Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante. Daniel MILES (Translator)
 

25/03/2014

CANDELABRO DE MESA. Exposicion permanente del marq

Escrito a las 13:28

Comentarios: 0

CANDELABRO DE MESA. Exposicion permanente del marq

El candelabro que hoy presentamos forma parte de uno de los más ricos conjuntos de artesanía fatimí en metal hallados hasta ahora en España. Este objeto forma parte de un excepcional hallazgo realizado por operarios municipales a principios del s. XX, en el transcurso de unas obras en la ciudad costera alicantina de Denia.

La tinaja cerámica repleta de una magnífica colección de objetos de bronce y otros metales sería custodiada por el Ayuntamiento de Denia durante veinte años, hasta que parte de la colección, compuesta hoy 184 piezas, fuera trasladada al Museo Arqueológico Provincial de Alicante (39 piezas), permaneciendo el resto (145) en el Museo Arqueológico de Denia.

La Taifa islámica de Dénia, que integraba Mallorca, Menorca e Ibiza, surge en 1.010, tras la fragmentación y caida del Califato de Córdoba, y pervive hasta su conquista por la Taifa de Zaragoza en 1.076. Su capital, Daniya, era una ciudad cosmopolita a cuyo puerto, dársena de la armada califal omeya de Al-Andalus, arribaban embarcaciones de las Repúblicas italianas de Amalfi y Pisa, de las ciudades feudales de Barcelona y Marsella, o de los principales puertos del norte de África: Bugía, Túnez, Mahdiya y Alejandría... lo que la distinguía como un destacado enclave portuario en las rutas comerciales del Mediterráneo Occidental.

El siglo XI, correspondiente al s. V de la Hégira en el calendario musulmán, momento al que corresponde el hallazgo y su ocultación, está marcado por dos grandes potencias: el Califato Fatimí de Egipto (s. X-XII) y el Imperio Bizantino. Ambos deberán enfrentar la pujante expansión de los Turcos selyúcidas en Anatolia y Oriente Medio y de los Reinos cristianos en Europa. A finales de la centuria, Bizancio habrá perdido sus posesiones en Italia y Asia Menor; y el Califato Fatimí quedará despojado de sus territorios levantinos a partir de la conquista, en 1.098, de la ciudad santa de Jerusalén a manos de los cristianos coaligados en la Primera Cruzada.

La datación de los objetos del hallazgo de Denia se sitúa entre 1038 y 1.068/1070. La primera fecha corresponde a la alianza entre el Califato Fatimí, que desde El Cairo gobernaba un imperio extendido por el Norte de África y Levante, y el Imperio Bizantino, sumido en conflictos internos y pérdidas territoriales en Italia, justo en el momento en que se inicia la pujante expansión de los turcos selyúcidas o selyuquíes por Eurasia y Oriente Medio. Entre 1.068 y 1070 se produce la conquista selyuquí de las antiguas provincias fatimíes de Siria y Palestina, capturando Jerusalén en 1071, Damasco en 1076 e incluso llegando a saquear la capital fatimí de El Cairo en 1077, y a esta época corresponderían los objetos más modernos, que podrían haber llegado a Denia en mercantes de navegantes judíos que transitaban el Mediterráneo en esa época.

En esos años, la corte de Iqbal al-Dawla, hijo de Muyahid señor de Denia, mantenía contactos y relaciones diplomáticas con el extenso Califato Fatimí al que ayudó en el año 1054 a paliar la gran hambruna que asolaba Egipto, como hiciera también el Emperador bizantino. En agradecimiento, el califa fatimí Al-Mustansir envia a ambos presentes y regalos, de los que quizás formaron parte la mayoría de los objetos de bronce de la ocultación, hallada en Denia, procedentes de Egipto, del Levante y de las lejanas tierras de las llanuras de Samarcanda, en la antigua “Ruta de la Seda”.

Estos valiosos objetos suntuarios decorarían las estancias reales y otras residencias de la medina, pero cuando fueron ocultados cuando ya estaban rotos y fragmentados. Un acopio que se ha propuesto fuera destinado a la refundición en talleres metalúrgicos locales -probablemente en manos de artesanos judíos- realizado entre 1076, con posterioridad a la caída de la taifa de Denia, y la campaña de saqueo de los puertos de Almería, Valencia y Tortosa, llevada a cabo por los pisanos entre el 1089 y el 1092, previo a la llegada de los almorávides a Denia en el 1091 que, con toda seguridad, serían la causa última del abandono del taller de y de su amortización definitiva.

En esos años, la demanda de bronce podría estar relacionada con el abastecimiento de los astilleros reales existentes en Denia; con la fabricación de armas para el conflicto por el control de las Taifas de Valencia y Denia; e incluso para afrontar las elevadas parias impuestas por las mesnadas cristianas del Cid al servicio del señor de Zaragoza.

Años convulsos entre la anexión de Denia por la Taifa Hudi de Zaragoza en 1076 y, probablemente, la instauración del gobierno Almorávide en 1091, que podrían explicar la necesidad de acopiar los bronces procedentes de saqueos, ya sean de la propia Denia o traídos del otro extremo del Mediterráneo, y su posterior ocultación.

Elisa Ruiz Segura

Bibliografía:
AZUAR RUIZ, R., 2012: Los bronces islámicos de Denia (s. V HG / XI d.C.). Serie Mayor, 10. MARQ-Museo Arqueológico de Alicante. Alicante.


Ficha Técnica/Fact sheet

CANDELABRO DE MESA
C/ Historiador Palau, Denia
Bronce
h: 47’5 cm; d: 26 cm
Islámico
Fatimí
S. XI

Candelabro de mesa, reconstruido. Consta de tres partes ensambladas. La base es de casquete esférico con borde en ala de donde arrancan tres patas en forma de pezuña de caballo; se remata con un pivote troncocónico de borde exvasado y plano. Sobre este pivote se apoya el fuste, formado por un nudo esférico, columna de sección hexagonal y lisa, y nudo esférico con acabado abocinado para soportar el platillo de remate. El platillo lo forma un disco troncocilíndrico de base plana, paredes cortas y borde regruesado con labio ligeramente exvasado. El candelabro no está decorado. Está realizado en bronce, con molde de arena y los engarces y ensamblaje de las tres piezas se realizan por medio de soldadura de estaño.
El candelabro es uno de los nueve aparecidos en el conjunto de bronces de Denia (Azuar, 1989, 51ss) y constituye una pieza muy singular, ya que hasta el momento no se conocen ejemplares similares en la península. Fueron estudiados en parte por J. Zozaya (1967) y, seguramente, llegaron a Denia como parte de los presentes que el califa Fatimí envió al Taifa Iqbal al-Daula en agradecimiento por los alimentos enviados para sofocar el hambre padecido por Egipto en el año 1055 (Azuar, 1989).

CANDLESTICK
Historiador Palau street, Denia
Bronze
h: 47.5 cm; diam: 26 cm
Islamic
Fatimid Caliphate
11th century

Restored bronze table-top candlestick made up of three pieces assembled together. The base is in the form or a spherical cap with tabs projecting from the rim and from which three legs in the shape of horse hooves are attached. On top of the base is an inverted cone shaped pivot with an everted flat rim. The shaft of the candlestick is supported on this pivot, and is formed by a spherical node, a smooth hexagonal column and another spherical node with a flared top to support the saucer. The saucer is a truncated cylinder shaped disk with a flat base, short sides and a thickening border with a slightly everted rim. The candlestick is not decorated. It was made in a sand mould and the connecting pieces and assembly of the three pieces were soldered together with tin.
This candlestick is one of nine which appeared in a collection of bronzes in Denia (AZUAR, 1989, 51SS) and is a very singular find, as so far no other similar candlesticks have been found in the Iberian Peninsula. The bronzes were studied by J. Zozaya (1967) and they most likely arrived at Denia as part of a gift that the Caliph Fatimi sent to the Taifa Iqbal al-Daula in thanks for the food supplies sent to help relieve the famine suffered by Egypt in the year 1055 (AZUAR, 1989).

AZUAR RUIZ, R., 2007, en AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER , J.A. (Ed.), Guía-Catálogo del Museo Arqueológico de Alicante. Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante.
AZUAR RUIZ, R., 2007, in AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER , J.A. (Ed.), Catalogue-Guide of the Archaeological Museum of Alicante. Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante. Daniel MILES (Translator)

 

Imagen:
Archivo MARQ
AZUAR RUIZ, R., 2012: Los bronces islámicos de Denia (s. V HG / XI d.C.). Serie Mayor del, 10. Alicante. MARQ-Museo Arqueológico de Alicante, p. 17, Fig. I.1.
Copia del Corán atribuída a Ibn al Bawab (ابن البواب) (m.1022)
 

21/03/2014

ALABARDA. Exposición permanente del MARQ

Escrito a las 13:24

Comentarios: 0

ALABARDA. Exposición permanente del MARQ

 

La alabarda es un arma ofensiva que aparece en a fines de la Edad del Cobre, en la fase campaniforme. Se utiliza para penetrar, no para cortar, en el combate cuerpo a cuerpo o ecuestre. La alabarda se compone de una hoja triangular, con dos filos cortantes y ligeramente cóncavos hacia la punta, que se ensancha y robustece en la base, por donde se enmanga, de forma perpendicular, a un asta de madera mediante remaches metálicos transversales.

Durante la primera fase de la Edad del Bronce argárico poseyó un alto valor simbólico, pues se convirtió en el arma de prestigio de los varones más destacados de las comunidades, cediendo este papel a la espada en la fase plena de esta cultura.

Las alabardas aparecen depositadas en los enterramientos formando parte del ajuar del difunto. La oxidación de los elementos metálicos depositados en las tumbas, e incluso de los aparecidos en los poblados, ha preservado, en ocasiones, restos de la madera del enmangue e, incluso, de tejido, generalmente lino, que servía para envolverlas o formaba parte del sudario del cadáver.

Elisa Ruiz Segura

Imagen: Archivo MARQ

Ficha Técnica/Fact sheet

ALABARDA
Laderas del Castillo (Callosa de Segura)
Colección Furgús
Bronce Argárico
2.300 - 1.600 a.C.

Cobre arsenicado
h:16’6 cm; a: 8’4 cm; e: 0’8 cm
Alabarda metálica con nervadura central y un número indeterminable de remaches (entre dos y cinco) para sujetar el enmangue, del que conserva restos de madera. Presenta un lienzo de tela –posiblemente lino- adherido a la superficie de la hoja, conservado gracias a la corrosión de los sulfuros de cobre. Este tipo de piezas es característico de los ajuares argáricos del Bronce Antiguo y Medio del Sudeste, habiéndose hallado numerosos ejemplares en el sur de Alicante, especialmente en los yacimientos de San Antón y de Las Laderas del Castillo, excavados a principios del siglo XX por el jesuíta Julio Furgús.

HALBERD
Laderas del Castillo (Callosa de Segura)
Furgús collection
Bronze Age Argaric Culture
2.300 – 1.600 BC

Arsenical Copper
l: 16.6 cm; w: 8.4 cm; th: 0.8 cm
Arsenical copper halberd with midrib and a number of indeterminable rivets (between two and five) to attach the butt, of which some wooden remains survive. A piece of material (possibly linen) stuck to the surface of the blade, has been preserved due to copper sulphate corrosion. This type of object is characteristic of Argaric grave goods of the Early and Middle Bronze Age of the Southeast of Spain, and a number of examples have been found on the sites of San Antón and Las Laderas del Castillo in the south of Alicante. These were excavated at the beginning of the 20th century by the Jesuit priest Julio Furgús.

Bibliografía:
LÓPEZ, J.A. y ROCA DE TOGORES, C. 2007, en AZUAR RUIZ, R., OLCINA, M., SOLER , J.A. (Ed.), Guía-Catálogo del Museo Arqueológico de Alicante. Serie Catálogos de exposiciones permanentes del MARQ. Alicante. Traducción al inglés Daniel MILES.

SIMÓN GARCÍA, J.L., 1998: La metalurgia prehistórica valenciana. Serie de Trabajos Varios del S.I.P., nº 93, Servicio de Investigación Prehistórica, Diputación Provincial de Valencia.

ALFARO GINER, C., 1984: Tejido y cestería en la Península Ibérica.Bibliotheca Praehistorica Hispana 21, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid.
 

18/02/2014

La Estela visigoda de La Albufereta: un elemento del pasado con fuerte presencia en el presente

Escrito a las 10:34

Comentarios: 0

La Estela visigoda de La Albufereta: un elemento del pasado con fuerte presencia en el presente

Cuando estamos a punto de inaugurar la exposición Orihuela. Arqueología y Museo, cobra especial interés una pieza aparecida en las primeras décadas del siglo XX en Alicante, conservada en el MARQ: la lápida funeraria de origen visigodo (s. VII), hallada en La Albufereta, formando parte de la cubierta de una tumba de inicios de la Edad Media (siglo VIII).
La Estela visigoda de La Albufereta, que se exhibe en Sala de la Cultura Romana del MARQ, es una losa decorada con símbolos cristianos que constituye, junto a los restos de sarcófagos paleocristianos aparecidos en Elda, una de las piezas más emblemáticas del Cristianismo antiguo de la provincia de Alicante.
Tanto es así, que la Diócesis de Orihuela-Alicante utiliza, desde 2005, uno de los crismones de la estela como logotipo institucional, y ya ha encargado al MARQ dos copias de la estela: la primera en 2009, para la Sede del Obispado Orihuela-Alicante, y la segunda, en 2012, para su exhibición en la Iglesia de Santiago, sede de la Parroquia de La Albufereta. Ambas reproducciones han sido efectuadas por el Laboratorio de Restauración del MARQ.
El Reino Visigodo de Toledo se implanta en tierras alicantinas desde los reinados de Sisebuto y Suintila (entre 612 y 622), tras arrebatar las últimas posesiones peninsulares al Imperio Romano de Oriente, Bizancio: las tierras de Aurariola (Orihuela). El año 713, su entonces Dux, Teodomiro, que había rechazado un ataque de la flota bizantina a fines del s. VII, pactó con Abd al-Aziz ibn Musa, representante de los conquistadores islámicos norteafricanos (Ifriqiya), poder mantener la integridad y gobierno autónomo de sus tierras, que pasaron a constituir un territorio administrativo del Califato Omeya de Damasco.
La Estela visigoda de La Albufereta, junto con otro relieve similar, aunque incompleto, se halló en las primeras décadas del siglo XX formando parte de la cubierta de una tumba del s. VIII. Se trata por tanto de una reutilización de un elemento decorativo arquitectónico (un friso o cancel) que ornamentaría una basílica cristiana de época visigoda. El patrón decorativo de la estela es similar a otros documentados en distintos núcleos urbanos del Sureste peninsular, precisamente aquellos que se enumeran en el Pacto de Teodomiro, lo que hace suponer la existencia de uno o varios talleres áulicos que proveerían de material arquitectónico ornamental a ciudades principales favorecidas desde Toledo, la capital visigoda.
Cabe destacar que en el mismo lugar se descubrió en la década de los años 20 del siglo pasado una cripta de sillería dentro de la cual se encontraba un sarcófago de piedra que es posible formara parte de la basílica de la que procedería el relieve. El relieve, la cripta mencionada y un enorme número de enterramientos tardoantiguos hallados en la misma zona indican que en la Albufereta de Alicante existió un núcleo de población con un importante espacio de culto cristiano de época visigoda, y posiblemente allí radicó la ciudad de LAQANT mencionada en el Pacto de Teodomiro.



Imagen: Archivo MARQ

Bibliografía:
GUTIÉRREZ LLORET, S. y SARABIA BAUTISTA, J., 2006: “El problema de la escultura decorativavisigoda en el Sudeste a la luz del Tolmo de Minateda (Albacete): distribución,tipologías funcionales y talleres”. Anejos de ARCHIVO ESPAÑOL DE ARQUEOLOGÍA, XLI, pág. 299-341
https://www.academia.edu/705778/El_problema_de_la_escultura_decorativa_visigoda_en_el_sudeste_a_la_luz_del_Tolmo_de_Minateda_Albacete_distribucion_tipologias_funcionales_y_talleres
OLCINA DOMÈNECH, M. H.: El MARQ realiza la replica del relieve visigodo
(Albufereta, Alicante)
http://www.marqalicante.com/ver_noticia.php?id=30
 

 

OLCINA DOMÈNECH, M. H.: El MARQ realiza la replica del relieve visigodo (Albufereta, Alicante)
http://www.marqalicante.com/ver_noticia.php?id=30
 

Autor

explorahistoriamarq

 

Sobre el blog

El MARQ te invita a conocer cómo trabaja en la recuperación, conservación, investigación y difusión del patrimonio arqueológico alicantino

 

Archivo del blog

 

2014 (23)

 

Sigue este blog

RSS del blog

 

Widget del blog

Generar un widget de este blog Llévate este blog a tu web

 

 

Entradas al museo

 

La tienda del museo

portada

blogs

fotos

vídeos

marq media

 

privacidad

condiciones de uso

marq

marq review

Club Llumiq

 

facebook

google +

twitter

marqTV

MARQ Alicante

Página diseñada y realizada por CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA