MUSEOS DE LA PROVINCIA DE ALICANTE

 

MUSEOS DE LA PROVINCIA DE ALICANTE

 

14/02/2017

LOS MUSEOS Y LA PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO

Escrito a las 09:07

Comentarios: 0

LOS MUSEOS Y LA PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO

El museo no es, como estamos observando, un simple espacio de exposición, sino que debe acogerse a una cierta legislación. Esa legislación establece las formas de actuación tanto en el funcionamiento del museo como en cuanto a la gestión del patrimonio exento a él.

Comenzando por la ley de Patrimonio Histórico Español, esta desarrolla las funciones básicas del museo y hace se refiere al ingreso de los fondos arqueológicos, Título V artículo 42.2. En cuanto a la legislación de la Comunidad Valenciana, la Ley 5/2007, de 9 de febrero, de la Generalitat, de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano, habla de los mismos aspectos que la ley nacional, incorporando, artículo 73.1 del Título IV, la aceptación de fondos privados en el museo, además de crear el sistema Valenciano de Museos, Título IV artículo 70, y los requisitos para ser reconocido como museo, en el artículo 71.
Sobre la legislación específica sobre los museos, el Reglamento de Museos Estatales, en el Capítulo VI, desarrolla las funciones que debe desempeñar cada uno de los departamentos del museo y, en el Capítulo VII, establece las características del horario de visita a los mismos. También es preciso atender a las normas de conducta y las prácticas profesionales para los museos y su personal de Consejo Internacional de Museos, el ICOM, en su código de deontología, donde hablan de las características del edificio, artículo 1, y de las funciones de cada profesional, artículo 1.11 y siguientes. En el artículo 2 habla de las políticas a llevar a cabo en torno a las piezas. También interesa su artículo 4, donde se habla de la necesidad de la función educativa de los museos. También en la legislación valenciana, la Orden de 6 de febrero de 1991, de la Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia, regula el reconocimiento de museos y colecciones museográficas permanentes de la Comunidad Valenciana, y establece los requisitos que debe cumplir un museo.
En cuanto al patrimonio, interesa el Decreto 571/1963, que establece la obligación por parte de los municipios de conservar el patrimonio. Además, la Ley de Patrimonio Valenciano establece las categorías de Bien de Interés Cultural, para los elementos importantes para el conjunto de la autonomía, y los Bienes de Relevancia Local, en cuanto a su importancia a nivel local o comarcal. Estas categorías establecen todos los criterios de declaración y protección de los bienes, pero, en el segundo caso, también el Decreto 62/2011, de 20 de mayo, del Consell, establece las categorías de los bienes declarados BRL.
Otras leyes como la 16/2005, de 30 de diciembre, Ley Urbanística Valenciana, dictan criterios para la conservación del patrimonio. En el artículo 38 especifican los criterios de elaboración de los Planes Especiales, para la creación de reservas patrimoniales, y los Catálogos de Bienes y Espacios Protegidos, definiendo los criterios de conservación de los bienes. Además en el artículo 49 establece la delimitación de los centros históricos y los criterios de actuación en los mismos, además de que implica a los ayuntamientos en la rehabilitación de los bienes, según el artículo 212.
Son muchos las leyes que pueden hacer referencia a un museo o al patrimonio local, por lo que aquí solamente hemos analizado las leyes principales. Igualmente, no solamente existen leyes generales, sino también específicas que declaran cierto elemento patrimonial con tal de protegerlo. Todas estas leyes las tiene que tener en cuenta el museo con tal de proteger y gestionar correctamente el patrimonio.
 

13/01/2017

CASTILLOS - MUSEOS, MUSEOS EN CASTILLOS

Escrito a las 09:43

Comentarios: 2

CASTILLOS - MUSEOS, MUSEOS EN CASTILLOS

Existe la idea de devolver la vida a los castillos instalando en ellos museos. La mayoría de las veces las fortificaciones cuentan en sus salas y espacios su propia vida a través de la musealización, pero en otras ocasiones se instalan en ellas museos ajenos a la vida del castillos, cosa que se debe de tener en cuenta sobre todo atendiendo a la accesibilidad y a la colocación e instalación del museo.
Son varios los monumentos que son susceptibles de convertirse en museos, propios de su historia, y de los cuales algunos ya han comenzado una tímida puesta en valor, algunos con los estudios arqueológicos pertinentes y otros sin más. En estas tímidas actuaciones podemos destacar los castillos de Petrer, Sax o Biar, sobre todo el último, donde se ha incluído en la visita un audio, que se escucha por gran parte de la fortaleza, que va narrando la historia del castillo.
Centrándonos en varios ejemplos, destacaremos cuatro fortificaciones, como son el castillo de Bañeres de Mariola, el de Villena, el de Santa Pola  y el de Santa Bárbara de Alicante. Como si de forma gradual se considerara, comenzamos con el que aparentemente menos musealización tiene. En el castillo de Bañeres se combinan dos tipos de musealizaciones. Por un lado tenemos la que se ha realizado en el aljibe, donde a través de una retro - proyección donde aparece Loaysa, primer señor del castillo, y nos explica la evolución histórica del mismo. Después de esto, en las distintas salas de la construcción se expone el Museo Festero. ¿Es adecuado que un museo festero se encuentre dentro de un castillo?


Continuando con nuestro recorrido, Villena, con el castillo de la Atalaya, conforma un paradigma de hasta dónde se podría llegar en la musealización de este tipo de edificaciones. Hay un antes y un después de la caída de un rayo, pero en los pocos meses que estuvo en funcionamiento la primera exposición permanente fue un éxito de ambientación y de historia, con proyecciones, textos y reproducciones de armas y libros que nos hablaban de la historia del castillo, su papel en la defensa del Valle del Vinalopó y la historia de la casa de los Manuel y de los Pacheco. Ahora, tras ese rayo y la gran restauración posterior del complejo se ha instalado una señalética alrededor por todo el exterior del edificio de un gran nivel, esperando que pronto podamos volver a disfrutar de la exposición.

La tercera fortificación a la que nos referimos es la de Santa Pola. Un bonito castillo en el centro de la población cuyas salas se han convertido en un museo de referencia, el Museo del Mar, con una exposición de escenarios, maniquís, música e itneractividad de Santa Pola, su arqueología y su historia ligada al mar. Un museo, dentro de un castillo, que tiene la posibilidad de subir a su azotea, donde se puede explicar la historia constructiva y defensiva del castillo, y que sería una opción de integrar la historia y la arqueología del castillo en el discurso de la visita al museo.


Nuestra meta en este recorrido es el castillo de Santa Bárbara en Alicante. Esta construcción ha pasado por varias etapas de puesta en valor, pero creo que la última es la más beneficiosa, convirtiéndolo en un gran espacios museístico que combina tanto la parte de castillo - museo como la de museo en el castillos. Se ha convertido en el centro cultural y patrimonial de la ciudad y en él se encuentra el MUSA, el museo de Alicante, con la historia y arqueología del lugar, muy bien expuesto y ambientado, y por otra la historia del castillo, que de forma amena se acerca a los visitantes para que entiendan el papel de la fortaleza en la historia.
Tres ejemplos de lo que se puede hacer dentro de un castillo, con un proyecto fijo y con una inversión gradual que poco a poco hace que se pongan en valor nuestros principales elementos patrimoniales.

08/12/2016

JUGUETES EN LOS MUSEOS DE LA PROVINCIA DE ALICANTE

Escrito a las 12:00

Comentarios: 0

JUGUETES EN LOS MUSEOS DE LA PROVINCIA DE ALICANTE

En estas fechas donde los más pequeños sueñan con los regalos que Papá Noel o los Reyes Magos les dejarán, podemos hacer que esa ilusión aumente visitando los museos dedicados a la industria del juguete de la provincia de Alicante, monstrándoles excelentes colecciones de juguetes diferentes a los que ahora usan, además de poder volver momentáneamente a la infancia de los adultos.

Estos museos son ejemplo de la creación de productos y marcas que engloban tanto la industrialización y comercialización de los productos como la conservación, gestión y promoción de la historia, la tradición y el patrimonio ligado a estas industrias.

En cuanto a la puesta en valor de las industrias tradicionales, cabe destacar el ejemplo de Ibi con el proyecto de la “Villa del Juguete”. Esta Villa, además de surgir desde el Museu Valencià del Joguet, integraría la Fábrica Payá, una fábrica juguetera de principios del XX donde mostrarían cómo se fabricaban los juguetes que se exponen en el museo, reproduciendo y vendiendo estos. Además, pretenden crear la Casa de los Reyes Magos y el centro de pruebas del juguete, con tal de conseguir un producto de base pedagógica y educativa. A todo esto se une un Hotel del Juguete con unas habitaciones tematizadas con los juguetes más populares que se producen en la localidad.

Clic para conocer el Museu Valencià del Joguet de Ibi

En Dénia encontramos otro interesante museo dedicado al juguete. en este caso se une la recuperación de la que fuera la estación de ferrocarril Dénia - Carcaixent de una forma exitosa y que sitúa al edificio en el centro de la población. En él se encuentran juguetes sobre todo de madera, donde destacan los medios de transportes con camiones, barcos, trenes y demás que reproducen a los reales. También hay carritos y otros juguetes más indicados para las niñas. Una industria que hizo de la madera un arte para que disfrutaran los niños hasta los años 60 del siglo pasado.

Clic aquí para ver el Museo del Juguete de Dénia

La última parada de este viaje por los museos jugueteros es en Onil, donde encontramos el Museo de la Muñeca. Desde esta localidad sale el 80% de producción de muñecas a nivel nacional. Este museo propone una experiencia en toda regla, donde unas muñecas vvivientas actúan como guías de la visita tanto al museo como a la fábrica para que vean los distintos procesos del nacimiento de una muñeca. Incluyen además distintas experiencias como talleres para hacer casas de muñecas o construir un coche de Playmobil, además de visitar distintas ludotecas.

Clic para conocer el Museo de las Muñecas

01/11/2016

LA MUERTE EN ÉPOCA IBÉRICA EN LOS MUSEOS DE LA PROVINCIA DE ALICANTE.

Escrito a las 11:41

Comentarios: 0

LA MUERTE EN ÉPOCA IBÉRICA EN LOS MUSEOS DE LA PROVINCIA DE ALICANTE.

Exponer la muerte en los museos siempre es un éxito, debido al morbo y curiosidad que se despierta en torno a todo lo relacionado con enterramientos y demás. Reproducciones de tumbas, ajuares, estelas, lápidas, monumentos funerarios o los propios restos del difunto forman parte del patrimonio funerario que se expone en nuestros museos.
No debemos alejarnos mucho de nuestras tierras para poder observar verdaderos muertos. No es necesario viajar hasta Egipto para observar momias, cuando en el MAN, Museo Arqueológico Nacional tenemos varias momias, y no solamente egipcias, sino también una excepcional momia guanche, de las Canarias. Del mismo modo que no es necesario ir a ver grandes monumentos funerarios cuando en Madrid tenemos, entre otras cosas, el monumento de Pozo Moro, reconstruido.
En nuestros museos se exponen elementos referentes a la muerte muy destacables, tanto ajuares casi únicos, esculturas de damas ibéricas, estelas u otros elementos. No podemos referir aquí todos los elementos referentes a la muerte que se encuentran en nuestros museos, ni podemos analizar todas las épocas, pero sí que podemos destacar algunos aspectos destacables de nuestros antepasados expuestos en museos. Es por esto que nos vamos a centrar en la época ibérica, concretamente.
De la época ibérica tenemos muchísimos testimonios, y de su muerte aún más. Esto se debe, sobre todo, a su espectacularidad, tanto sea en armamento, ajuar o esculturas. En la provincia de Alicante no solamente apareció la Dama de Elche, sino que han aparecido varias piezas relacionadas con la muerte.
Hay que hacer una diferencia entre las damas y los demás elementos monumentales, ya que las damas servían para guardar las cenizas del difunto, mientras que toros, esfinges o sirenas se ponían sobre las tumbas.
Comenzando por la Dama de Caudete podemos decir que esta se encuentra expuesta en la zona central del Museo Arqueológico “José María Soler” de Villena. tiene la particularidad de que se encontró la cabeza separada del cuerpo y en momentos distintos, pero luego se unieron reconfigurando el conjunto. Está bastante deteriorada, pero se puede observar su belleza.
Pasamos a Elda, donde encontramos expuesta en su museo arqueológico una escultura excepcional, como es la sirena encontrada en el yacimiento del Monastil. Representa a una sirena de verdad, no de Disney, sino en forma de pájaro.
En Monforte del Cid, aunque no solamente allí, encontramos uno de los más representativos toros ibéricos de la provincia de Alicante. Forma parte de la exposición permanente y sobre él gira toda la exposición, con su montaje de luz e imágenes añadido.
Si vamos hasta Elche, allí en el MAHE vamos a encontrar muchas piezas interesantes, pero queríamos destacar la esfinge. Esta pieza, también bastante restaurada, presenta el tránsito entre la vida y la muerte personificado por una esfinge que es la que porta, según las creencias ibéricas, el alma del difunto al inframundo.
Sin abandonar Elche nos dirigimos al yacimiento de La Alcudia, donde encontramos dos elementos excepcionales. Primero nos fijamos en la dama entronizada, muy semejante a la dama de Baza. Impresiona verla de cerca, pero también nos llama la atención el busto del “rey lobo”, vamos a llamarlo. Este es un busto de un guerrero, que lleva en su pecho el emblema de un lobo, por lo que se puede asociar al pseudo mitológico rey Lobo.
Bajamos hasta Guardamar del Segura, donde se encontró otra dama, aunque se encuentra muy restaurada. Esta se expone en el MARQ actualmente, pero es también muy bonita. Tiene también los típicos rodetes.
En el MARQ se encuentra un elemento interactivo que no queremos pasar de alto, el audiovisual del enterramiento ibérico, que se proyecta sobre una escultura de toro. Este audiovisual es ejemplar y una de las piezas más didácticas que se refieren a la época ibérica.
Por último, aunque nos dejaremos algunas piezas interesantes por el camino, queremos referirnos a la estela que actualmente se expone, temporalmente, en el MARQ, y que procede de Altea La Vella, donde se representa la panoplia de un guerrero ibérico.

Todas estas piezas expuestas en nuestros museos deben ser reconocidas y apreciadas por todos, puesto que configuran un conjunto de cultura material funeraria ibérica muy importante e interesate. Ahora toca ir a visitar estas piezas. 

01/10/2016

MUSEOGRAFÍA LOW-COST (3). Marcadores en mapas

Escrito a las 09:54

Comentarios: 0

MUSEOGRAFÍA LOW-COST (3). Marcadores en mapas

Un mapa puede dar mucho juego en una exposición, pudiendo llegar a convertirse en el elemento principal y conductor de un determinado espacio. En ellos se puede marcar desde movimientos militares a posesiones de señores, yacimientos o monumentos, espacios naturales... pero aquí si todo depende del tamaño. Un buen mapa puede exponerse en el suelo y podemos utilizar técnicas con luces o pulsadores para que al pisar se iluminen elementos concretos o el mapa completo. 

Esto sería lo ideal, pero en esta sección de museografía Low-Cost queremos lanzar una propuesta donde necesitaremos alfileres, cartulina, tijeras y celo, además de un mapa en un soporte donde podamos clavar cosas, como en foam o en corcho. Esta técnica no es nueva, puesto que muchos han efectuado en su edad escolar algunas cosas parecidas con chinchetas de colores. Aquí estilizamos las chinchetas y las convertimos en alfileres o agujas con cabezas simples o de colores. Si son de colores deberemos tener en cuenta que cada color coresponda a lo que queramos mostrar, tanto si son bandos de guerras como lo que sea, con tal de no confudir a los visitantes. 

Lo primero es elegir el mapa y establecer los puntos que nos interesarían, para después ya configurar los marcadores. Los marcadores son la parte donde más paciencia se necesita, ya que hay que imprimir los escudos, banderas o lo que elijamos, a un tamaño adecuado para que se sujete en los alfileres y que se vea. Después hay que recortarlos y unirlos a los alfileres, bien con celo o con algún adhesivo. Luego hay que eliminar el sobrante del celo y ya tendremos los marcadores. Ahora bien, luego hay que colocarlos en su lugar concreto, teniendo en cuenta que hay que ponerlos un pcoo inclinados para que el visitante vea el montaje completo. Es aconsejable efectuar antes un esquema sobre el mapa con tal de que podamos establecer el número de elementos que necesitaremos.

El montaje luego se puede completar con texto o códigos QR que permitan enlazar a vídeos referentes a batallas o hechos históricos. Así tendremos un elemento expositivo atractivo con unos marcadores que harán que el mapa gane en volumen.

01/09/2016

¿CUÁNTOS MUSEOS HAY EN LA PROVINCIA DE ALICANTE?

Escrito a las 21:44

Comentarios: 0

¿CUÁNTOS MUSEOS HAY EN LA PROVINCIA DE ALICANTE?

     En esta provincia se encuentran actualmente 74 museos reconocidos por la Dirección General de Patrimonio, aunque la Diputación Provincial de Alicante reconoce 66 (MARQ-2008), incorporando otros que no son reconocidos por el primer organismo y no citando otros reconocidos. La Comunidad Valenciana cuenta con 198 museos, siendo, con datos del 2010, la segunda comunidad autónoma con más museos de España, después de Castilla y León, con 203, de un total de 1530 museos en toda España. De estos 198 museos, 47 son arqueológicos (la mayor cantidad de España), 8 de arte contemporáneo, 4 de artes decorativas, 28 de bellas artes, 7 casas-museo, los mismos de ciencia y tecnología, 11 de ciencias naturales e historia natural, 1 de sitio, 15 especializados, 48 de etnografía y antropología, 13 generales y 9 de historia. De estas tipologías, adoptada por la Dirección General de Patrimonio, se encuentran en la provincia de Alicante un total de 74 museos, con 32 museos arqueológicos, 20 de etnografía y antropología, 8 de ciencia y tecnología, 6 de bellas artes, 3 de ciencias naturales e historia natural, al igual que los de arte contemporáneo, y 2 casas-museo.
     Al analizar algunos parámetros relacionados con la proliferación de museos, se puede ver que el tamaño de la población no corresponde con la presencia de estos, ya que la población con menos habitantes que tiene un museo, de etnografía y antropología, es El Castell de Guadalest, con 238 habitantes, mientras que la población con más habitantes, Alicante, con 334.678, solamente tiene 3 museos. Sí que es cierto que Elche, con 230.587 habitantes, es la población que más museos posee, un total de 8. Tampoco corresponde el que la población sea un foco turístico, puesto que, por ejemplo, Benidorm no tiene museos. Entonces ¿por qué existen esos museos en los lugares donde se encuentran?
      La creación de un museo depende del interés de una población de preservar su patrimonio, su memoria, ya que el museo local se nutre de su entorno. Así, mostrando algunos ejemplos, en el caso de los museos arqueológicos destacan el “José María Soler”, de Villena, el “Camil Visedo Moltó” de Alcoy o el MAHE de Elche, entre otros, por la riqueza arqueológica de esos territorios. Dentro de la categoría de etnografía y antropología despuntan la Casa Museo de la Barbera dels Aragonés en Villajoyosa, el Centro de Cultura Tradicional – Museo Escolar de Pusol de Elche, el Museu Alcoià de la Festa de Alcoy y el Museu de Cantarería de Agost, entre otros, por la conservación que efectúan de los oficios y vivencias locales. De ciencia y tecnología predominan entre todos el Museu Valencià del Paper de Banyeres de Mariola, el Museo del Calzado de Elda, el Museu Valencià del Joguet de Ibi y el Museu Valencià del Xocolate, también de Villajoyosa, por la conservación de los procesos productivos de elementos locales tan característicos. De la cuarta, la de bellas artes, destaca el Museo del Escultor Antonio Navarro Santafé de Villena, por la musealización de su taller y por la presencia de los modelos y procesos productivos de sus grandes monumentos. De los de la tipología de ciencias naturales e historia natural destaca el Museo Paleontológico de Elche, el MUPE, tanto por su exposición de carácter casi provincial, como por sus actividades de difusión de las etapas de la vida de la Tierra. Los tres museos de arte contemporáneo de la provincia, El Museu d’Art Contemporani d’Alacant (MACA), y los museos de Pego y Elche, son unos espacios de exposición para las tendencias locales actuales de expresión artística. Por último, de las dos casas-museo de la provincia, el Museu Pintor Julio Quesada y el C.E.A.H.M. “Alberto Sols” de Sax, sobresale el último, por haberse convertido en un centro de estudios de la localidad.


 

02/08/2016

LOS MUSEOS LOCALES Y LA REACTIVACIÓN DE LOS CENTROS HISTÓRICOS

Escrito a las 08:57

Comentarios: 0

LOS MUSEOS LOCALES Y LA REACTIVACIÓN DE LOS CENTROS HISTÓRICOS

Muchos de los museos se encuentran dentro de los centros históricos de las poblaciones, lo que puede hacer que estos intercedan en la gestión directa de los bienes que se encuentran aquí. Esto hace que los museos se puedan concebir como centros de interpretación de sus entornos, pudiendo configurarse estos centros como puntos visita, inicio o final, de rutas en sus entornos.

Independientemente del tamaño del centro histórico, este posee intactas las características de la población (Taboada, 2011), aunque ha perdido el carácter de centralidad y ahora se concibe como un conjunto destinado al turismo. La rehabilitación de un inmueble de este entorno suele implicar la instalación de un museo, biblioteca, archivo u oficinas, pero es preciso el estudio de las necesidades de estos barrios, para después elegir el edificio donde se instalaría ese servicio. Esto permitiría la recuperación de la centralidad social y funcional (Ponce, 2011), lo que alejaría la posibilidad de la artificialización del centro y la pérdida de la escena urbana e implicaría a los vecinos.

Los museos actuales poseen unas ciertas necesidades espaciales para el desarrollo de sus funciones (Chinchilla, 2005), por lo que en ocasiones debe aprovechar otras instalaciones locales. En primer lugar, los museos necesitan un lugar de tratamiento y almacenaje de los bienes, por lo que pueden aprovechar almacenes municipales siempre que cumplan con las exigencias de almacenamiento. Igualmente se necesita un aparcamiento, aprovechable también por los vecinos del centro, además de zonas polivalente o bibliotecas, por lo que el uso de otros centros municipales o no puede ayudar al desarrollo de las funciones del museo.


Dependiendo de la tipología del museo, este podría contar con unos u otros profesionales que pudieran actuar en ese entorno. Suponiendo que la mayoría de museos de la provincia son arqueológicos, estos poseen entre sus trabajadores de arqueólogos que pueden trabajar en la totalidad del término municipal. El establecimiento de un perímetro de protección arqueológica en los centros históricos repercutiría en el seguimiento arqueológico obligatorio de cada obra que se efectuara, donde podrían intervenir estos profesionales. Además, dentro de la posibilidad del museo de realizar el catálogo de bienes y espacios protegidos, el arqueólogo podría prospectar el término municipal.


La provincia de Alicante cuenta con una importante presencia de castillos que, más allá de su gestión conjunta a través de la Ruta de los Castillos de la Diputación Provincial de Alicante, podrían gestionarse adecuadamente desde los museos. Debemos dejar claro que gestionar un castillo no es poner un horario de visitas, sino su gestión patrimonial y su estudio con la posterior musealización, debiéndose efectuar antes de nada estudios arqueológicos, medioambientales, de accesibilidad u otros.


Del mismo modo en el que se intervienen en los castillos, en el entorno de los museos se pueden encontrar otros elementos ya no declarados BIC, pero sí BRL. Desde los pozos, o cavas, de nieve, a las iglesias o ermitas, hornos cerámicos y de yeso, con sus correspondientes canteras, molinos, y, sobre todo, los elementos inmateriales, los oficios olvidados, las costumbres, música o festividades son bienes susceptibles de ser gestionados, desde su parte patrimonial, desde los museos.


Uno de los aspectos que también pueden gestionar los museos es el patrimonio medioambiental. La intervención en medioambiente de los museos puede propiciar la gestión de huertos urbanos, recuperación de cultivos, gestión de caminos históricos, o la realización de distintos estudios, u otros aspectos. Un elemento importante en la provincia de Alicante es el río Vinalopó, con la peculiaridad de que nace dentro de un parque natural, el de la Sierra de Mariola, y nutre a un patrimonio de la humanidad, el palmeral d’Elx. Por todo esto, en lo que eran las zonas de cultivo de rivera se pueden desarrollar actuaciones que pongan en valor este elemento y donde el museo puede intervenir. Desde la señalización hasta la reforestación de esta zona con los árboles característicos, podrían ser actuaciones que contribuyeran a formar nuevos espacios en los entornos del museo.


Todos estos aspectos en los que el museo puede intervenir implicarían, en cierto modo, la colaboración entre profesionales e instituciones con tal de favorecer un desarrollo del entorno. La puesta en marcha de estos proyectos puede no depender del museo, pero sí que es preciso que se les tengan en cuenta, ya que es un patrimonio que se debe gestionar adecuadamente.

• CHINCHILLA GOMEZ, M., (2005): Criterios para la elaboración del plan museológico. Madrid. Ministerio de Cultura, Subdirección de Bellas Artes y Bienes Culturales, Subdirección General de Museos Estatales.

• TABOADA ESPINELLA, D. M. (2011): “Importancia de los centros históricos en las ciudades contemporáneas”. Gestión y dinamización del comercio en centros históricos. AEDIFICATIO. Pp. 8-9.

• PONCE HERRERO, G. (2011): “Desarrollo turístico en centros históricos”. Gestión y dinamización del comercio en centros históricos. AEDIFICATIO. Pp.39-41.

 

01/07/2016

¿FOTOGRAFÍAS EN LOS MUSEOS? ¿SI O NO?

Escrito a las 08:20

Comentarios: 0

¿FOTOGRAFÍAS EN LOS MUSEOS? ¿SI O NO?

     Antes de comenzar quería decir que lo que figura a continuación es una total opinión personal, sin ánimo de ofender a nadie. Sí que podemos decir que lo que exponemos ahora puede servir como una pequeña guía para la autorización, o no, de la fotografía en los museos y monumentos. Hablamos de museos, pero dentro de esta opinión puede entrar cualquier tipo de monumento, como veremos.
     Una de las funciones que completan la concepción del museo en la actualidad es la de “divertir”. Ya no estamos en museos decimonónicos donde la gente iba a idolatrar a las piezas sin la mínima muestra de que “estuvimos allí”, salvo el ticket de entrada o la foto en la entrada, como hacíamos antes. A esto se suma otra concepción que hace que el museo se deba abrir a toda la sociedad, siendo un reto para muchos atraer a todos esos “nativos digitales”, jóvenes que utilizan sus smartphones u otros dispositivos para todo, pero también para las visitas, tanto con folletos digitales, apps, lectura de códigos QR, o, en este caso, para hacer fotografías.
     En los últimos días han aparecido dos noticias que me han hecho reflexionar si estábamos yendo por mal camino en los museos. Por un lado, la Alhambra se está planteando prohibir los palos de selfie, mientras que Apple ya ha diseñado un dispositivo que hace que no se permita que con el smartphone puedan hacer fotografías.
     Cada uno tiene su opinión al respecto, claro, pero podemos encontrar tres tipos de puntos de vista en relación al tema. Por un lado están los que dicen que lo hacen por la preservación de las piezas y de los monumentos. Eso está muy bien, pero para eso se puede quitar el flash de las cámaras. Una segunda opinión, que nunca la afirmarán, es para que se comercialice la guía de visita o las postales referentes al sitio en cuestión. Sí, eso también está muy bien, pero hacer una foto no quita que luego se compre la guía, todo dependiendo del interés que tenga el visitante al respecto, o que se cree en la visita para atraer al visitante. Claro está, se debe controlar el uso de trípodes u objetivos “profesionales”, ya que para la utilización de las imágenes para trabajos hay siempre que pedir permiso a la institución.
     El tercer grupo de opiniones al respecto de la no realización de fotografías en los museos y semejantes nos dice que lo quieren hacer porque si no se pierden los detalles de lo que están visitando. Al respecto de esta última opinión podríamos decir que cada uno vive la visita a un museo como él quiere. Si por algunos museos fuera, ni se harían fotografías ni se hablaría en las visitas ni casi se permitiría el acceso de niños o la realización de ninguna acción que perturbe la “magia de la sala”. Si un museo quiere estar conectado al público y quiere que se difundan sus piezas, funciones y actividades, nada mejor que la opinión de los visitantes para ello. Cada cual disfruta de los detalles de su forma particular, y difundir las sensaciones y las experiencias es la mejor publicidad, créanme. Por ello, todas esas fotografías, mal hechas, sin flash, con o sin palo de selfie y donde prima la persona al objeto, se difunden en las redes sociales permitiendo crear una opinión y una atracción hacia esos elementos y un interés hacia la visita, contribuyendo a la atracción de público hacia nuestro centro.
     Yo soy favorable a la utilización del smartphone y la cámara de fotos porque permiten que el visitante pueda difundir sus sentimientos y llevarse un recuerdo y estar más tiempo en el museo, interesándose de los detalles y de todo lo que el museo le propone, buscando la foto, o el selfie, perfecto. Sí que hay que poner una serie de normas, sobre todo con respecto a la utilización del flash y a la aproximación hacia los objetos, porque esos son las dos acciones que pueden perjudicar. El resto, si a una persona le gusta una pieza, comprará una reproducción, una postal, poster o lo que se comercialice, pero hay que permitirle que disfrute de los museos y de los monumentos, porque así es como podremos adaptar nuestros discursos expositivos, a través de espacios determinados para hacerse fotografías, reproducciones de armas u objetos para que se fotografíen con ellos, o plataformas web donde puedan colgar sus experiencias y fotografías en las visitas, para así crear opinión y atracción al museo.
     Por ello, se debe fomentar la realización de fotografías, con carteles a favor de que se lleven sus recuerdos, pero también de que las compartan en las redes y que citen y enlacen con la institución, museo o monumento que han visitado.

¿Y ustedes qué piensan?
 

01/06/2016

PATRIMONIOS INMATERIALES Y MUSEOS

Escrito a las 08:11

Comentarios: 0

PATRIMONIOS INMATERIALES Y MUSEOS

Gestionar un patrimonio inmaterial es complicado, debido a la inexistencia de un bien que poder mostrar materialmente. Es por ello que los museos pueden actuar como gestores de este patrimonio a partir de distintas estratégicas de musealización y de puesta en valor.
Las funciones que desarrolla el centro son las que dan vida al museo, que ya analizamos en http://tumarq.marqalicante.com/post.php?post=631, pero de las que podemos diferenciar cinco internas, las típicas, y seis externas, que transforman al museo en un centro de gestión integral del patrimonio que tendrá su repercusión en el desarrollo social y cultural de la población.
Las últimas tecnologías hacen posible la inclusión de este tipo de elementos dentro de los museos, pero también las últimas funciones que se le adjudican a los museos hacen factible la organización de estrategias de puesta en valor de este tipo de patrimonio que partan desde el museo y que tengan repercusión en la población y en la comunidad vecina al centro.
El patrimonio comprende, también, a los elementos inmateriales o intangibles, tal y como reconoce la UNESCO desde su convención del año 2003. La UNESCO reconoce como patrimonio inmaterial a las tradiciones o expresiones como las artes del espectáculo, los usos sociales, rituales, actos, conocimientos y saberes que se han transmitido de generación en generación. La música y las festividades se encuentran reconocidas como patrimonio cultural inmaterial dentro de la categoría de espectáculos.
En la Comunidad Valenciana habría que esperar hasta el año 2007 para que el patrimonio inmaterial fuera reconocido y se comenzara a proteger a través de la Ley 5/2007, de 9 de febrero, de la Generalitat, de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano. Así, esta ley establece en su artículo 1.3 que “forman parte del patrimonio como bienes inmateriales las expresiones de las tradiciones del pueblo valenciano en sus manifestaciones, musicales, artísticas, gastronómicas o de ocio, y en especial aquellas que han sido objeto de transmisión oral y las que mantienen y potencian el uso del valenciano”. Así, se puede observar como ya esta ley considera que la música es un bien a proteger y que cumple la característica primordial de ser un “objeto de transmisión oral”.
A esta consideración se suma que en el año 2011 la declaración como Bien Inmaterial de Relevancia Local a la tradición musical popular valenciana materializada por las sociedades musicales de la Comunidad Valenciana. Del mismo modo, el pasado año 2015 fueron reconocidas las fiestas de Moros y Cristianos dentro de la misma categoría, lo que, igualmente, garantiza la conservación de este bien. Ahora bien, tanto la protección como la promoción del bien corresponderán a la comunidad o grupo de esta donde se desarrolle en mismo. En el mismo año se ha desarrollado la Ley 10/2015, de 26 de mayo, para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Valenciano. Podemos destacar distintos puntos de la ley. En el título II, artículo 3 establece los criterios para el respeto y conservación del bien, destacando el protagonismo de la institución portadora del bien y la participación de toda la comunidad en la conservación y difusión del mismo, garantizando la preservación del mismo. Igualmente, en el artículo 4 se especifica que la administración pública velará por la protección del bien inmaterial y de los bienes muebles e inmuebles asociados.

Así podemos observar que los aspectos que ahora entrarían dentro de una política de gestión del patrimonio y que se podrían exponer dentro de un museo podrían ser elementos referentes a la música o las festividades. Así no serían los instrumentos musicales, sino la música que producen en conjunto, o tampoco serían los trajes o las armas de desfile, sino la forma de desfile, la forma de disparar el arcabuz o la producción de los trajes, por ejemplo. Esto no niega la gestión de los elementos muebles, ya que son los que materializan directamente esos bienes inmateriales. 

Son elementos efímeros, pero reales al mismo tiempo. 

En la imagen: La unión de música y Fiestas. Fiestas de San Blas, de Sax, año 1967. De izquierda a derecha José Torreblanca “El Tresgüevos”, Juan López “El Chepa”, ¿, Gaspar Benabé, José “El Mimo” y ¿. Fuente: Archivo fotográfico de la Sociedad Unión Musical y Artística de Sax.

08/05/2016

MUSEOGRAFÍA LOW-COST (2). EL ATRIL MANIQUÍ

Escrito a las 09:47

Comentarios: 0

MUSEOGRAFÍA LOW-COST (2). EL ATRIL MANIQUÍ

En el ejemplo de la fotografía, de la exposición "La Conquista Cristiana del Vinalopó", que fue expuesta en Sax, Salinas y Villena, se contó con la participación de la Sociedad Unión Musical y Artística de Sax para que nos prestara unos atriles. Estos se vistieron y luego, los que lo permitieron, se rellenaron, tanto las mangas como los camales, con papel de burbujar para darles más volumen. Posteriormente, a los que lo permitieron también, se les incorporó una estructura de madera para colocarles los sombreros o cascos, mientras que a los otros se les puso un hilo de pescar, transparente, que, unido al techo, permitió dar la posibilidad de darles volumne al conjunto y observarlos completamente.

Autor

ochoagarcia

Soy Alberto Ochoa García. Historiador, arqueólogo, museógrafo y gestor del patrimonio, además de tener experiencia en desarrollo local, turismo o protocolo. En los postgrados que he efectuado desarrollé el proyecto del Museo de la Villa de Sax, que no se ha llevado a la realidad pero ha dado pie a la formación de un museo virtual.
Todo esto se une a mi formación como Web Master y Community Manager, considerando que internet es nuestra mayor herramienta de difusión. Mi página personal es www.ochoagarciaalberto.es, donde se puede ver mi currículum, pero también gestiono la web del museodelavilladesax.wordpress.com, con distintas páginas asociadas, como el personaje interactivo de Artal de Alagón o la web del Grupo Patrimonio Sax.
Si alguien necesita ponerse en contacto conmigo, mi correo personal es ochoagarcia.a@gmail.com

 

Sobre el blog

La provincia de Alicante posee una gran cantidad de museo que configuran una red de gestión integral del patrimonio. Todos tienen un museo padre, o referente, que es el MARQ, pero vamos a ir descubriendo todos los museos de la provincia, atendiendo al desarrollo de las funciones del museo, las tipologías de museos, la museografía y museología, la didáctica, la difusión, al gestión del patrimonio, la interactividad o cualquier aspecto que creamos interesante.
Se aceptan propuestas, claro está.

 

Archivo del blog

 

Febrero 2017 (1)

 

Enero 2017 (1)

 

Diciembre 2016 (1)

 

Noviembre 2016 (1)

 

Octubre 2016 (1)

 

Septiembre 2016 (1)

 

Agosto 2016 (1)

 

2016 (8)

 

Sigue este blog

RSS del blog

 

Widget del blog

Generar un widget de este blog Llévate este blog a tu web

 

 

Entradas al museo

 

La tienda del museo

portada

blogs

fotos

vídeos

marq media

 

privacidad

condiciones de uso

marq

marq review

Club Llumiq

 

facebook

google +

twitter

marqTV

MARQ Alicante

Página diseñada y realizada por CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA